Breves amores eternos de Pedro Mairal


Breves amores eternos (Ediciones Destino, 2019) es un libro cuyo título hace justicia y es adecuado a las historias que narra, permitiéndonos vislumbrar amoríos, aventuras y encuentros fugaces que, aunque ocupan una porción mínima de tiempo, quizás su recuerdo perdure mucho más que la experiencia misma. 


Por: Pablo Concha*


Estos breves amores pueden cambiar vidas, alterar el destino de una persona o arruinar irremediablemente la existencia de alguien. Un padre de familia que en plenas vacaciones en Maldonado, Uruguay, molesto porque su esposa no quiere acostarse con él y caliente por estar viendo jóvenes en bikini todos los días, decide buscar una prostituta, hecho que termina volviéndose una situación habitual y más que solo sexo. Un marido infiel que pierde el anillo de bodas en el desagüe de la ducha de un motel y, al no poder recuperarlo, debe idear una excusa para que su esposa no sepa lo que hizo. Una esposa que decide no sentir culpa por engañar a su marido y empezar a enamorarse de su amante. Un hombre que va al apartamento de una prostituta y lo relajante de la experiencia termina torciéndose cuando el hombre se da cuenta de que la mujer tiene un guardián.

Casi todas estas historias son cortas, narradas sin mayor complejidad, con diálogos fluidos y reales, lo que las hace cercanas y amenas de leer. Mairal (Buenos Aires, 1970), autor de Una noche con Sabrina Love, El año del desierto y La uruguaya, logra retratar una realidad de la vida moderna sin entrar en sentimentalismos o alguna psicología barata. Los personajes son hombres y mujeres agobiados por el matrimonio, que asumen que la fidelidad no siempre funciona como lo exigen la sociedad y las religiones. Para estos personajes no es ninguna camisa de fuerza, y  actúan y toman decisiones siguiendo el devenir de cosas que acontecen por azar, sin entrar en muchos análisis. Responden a sus impulsos y a lo que quizás podría denominarse un pragmatismo a la hora de afrontar la vida. En ocasiones, esa manera de encarar las cosas les trae problemas y complicaciones, aunque la situación en sí sea algo que necesitaba pasar y que, tal vez, era inevitable.


Mairal logra retratar una realidad de la vida moderna sin entrar en sentimentalismos o alguna psicología barata.


El libro está dividido en dos partes, “Breves amores eternos” y “Hoy temprano” y es ahí donde, a mi parecer, está el inconveniente de esta colección. Hoy temprano es un libro que había sido publicado en 2001 por Clarín Aguilar, compuesto por 12 cuentos. El problema es que esta “segunda parte”, o segundo libro mejor, cambia radicalmente la temática o unidad argumental que veníamos leyendo, incluyendo quizás solo tres cuentos que versan sobre el amor, las relaciones o el sexo; los demás son una mezcla de temas e historias que a veces logran que el lector se pregunte, en caso de desconocer el hecho de que se trata de otro libro encajado en la colección, ¿por qué este cuento está aquí? Dan la sensación de no pertenecer, de ser muy diferentes a lo que se ha venido leyendo y, aunque no son malos relatos per se, sí causan algún desconcierto porque dan la impresión de sobrar. Al margen de este tipo de decisiones editoriales quizá no tan acertadas (las cuales no se explican en ninguna parte, ni en un prólogo o nota en la contratapa o solapa, además del hecho de que Mairal todavía es muy joven para una edición de cuentos completos), el libro podría haber sido más corto, y estos cuentos que a veces dejan el sabor de estar fuera de lugar, podrían haberse quedado aparte, en ese otro libro del que proceden. No hay nada malo con un libro de cuentos corto pero contundente y, repito, Breves amores eternos está bien, pero en esa segunda sección el libro pierde algo de la fuerza y la frescura con la que arranca. Como los cuentos de la segunda parte parecen no tener una unidad –aparte que algunos son muy extensos–, eso hace que a veces se pierda la atención del lector y que el libro parezca demasiado largo.

Los mejores cuentos: “Un verano feliz”, “Cero culpa”, “Sudor”, “El guardián de la giganta”, “Hoy temprano”, “Amor en colonia” y “Suplencia”.

Para los lectores que aún no conocen a Pedro Mairal y no han oído sobre el inmenso éxito de su novela La uruguaya, estos Breves amores eternos, distribuido por editorial Planeta en Colombia, es un buen punto de partida en la obra de un autor muy interesante en nuestro panorama literario actual.
 


*Pablo Concha es escritor colombiano, autor del libro de cuentos Otra Luz y colaborador literario en Libros & Letras y otros medios culturales.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.