Reseña de Toda la soledad del centro de la Tierra, de Luis Jorge Boone


Toda la soledad del centro de la Tierra: una novela diferente, con una estructura original, hipnótica en muchos pasajes, que nos invita a leer sin parar

 

Por: Pablo Concha*

 

Toda la soledad del centro de la Tierra de Luis Jorge Boone (México, 1977) es un libro breve y extraño, con una estructura que cambia de tiempo, de voz, y que nos adentra en la mente de un niño pequeño, huérfano, que cree que su poder es ser invisible y que solo anhela, secretamente, encontrar a sus padres y vivir la felicidad que no ha tenido.

 La historia es sencilla: un niño de nueve años, apodado El Chaparro, vive en un pueblo olvidado en el desierto del norte de México, en la casa de la abuela que está repleta de tías y primos. Abandonado por sus padres desde que nació, vive a la deriva, aguantando los malos tratos de la abuela cuando se toma unos tequilas de más. “Pero los golpes que dan los que dicen que te quieren, o los que tú sabes que deberían de quererte, no se olvidan nunca, se entierran nomás, nomás se esconden”. Una noche, decide irse a Los Arroyos, el pueblo más cercano y donde ha oído que están sus padres. En su travesía a pie por el desierto transcurre la novela, intercalada con breves fragmentos, escritos como poesía (Boone también es poeta y ha publicado los poemarios Traducción a lengua extraña, Por boca de la sombra, Bisonte mantra) que explican en parte la situación del pueblo, la decadencia y oscuridad que lo consume. No es claro si estos fragmentos se refieren a sucesos que pasaron antes de la travesía del chaparro o después, ni es claro tampoco quién los narra; parece una voz plural, coral, incluso podría tratarse de una voz espectral venida del más allá. Ese misterio y rareza del texto lo hacen atractivo; el deseo de entender, de saber qué pasa realmente, obliga a leer aunque las respuestas no sean claras, aunque no entendamos del todo qué fue primero, y quede en la imaginación de cada lector la incógnita a resolver luego de la reflexión.

 

«Ese misterio y rareza del texto lo hacen atractivo; el deseo de entender, de saber qué pasa realmente, obliga a leer aunque las respuestas no sean claras, aunque no entendamos del todo qué fue primero, y quede en la imaginación de cada lector la incógnita a resolver luego de la reflexión.»


Otra grata curiosidad es que hay dos fragmentos diferentes en la novela, aparte de los pequeños apéndices poéticos, que casi podrían tomarse por dos cuentos dentro del libro y que solo aumentan nuestro desconcierto ante lo que se narra: “La sangre” y “Los gritos” ahondan en la historia del pueblo, pero no explican del todo la línea temporal, lo cual aumenta el misterio y el interés de quien lee.

Toda la soledad del centro de la Tierra sondea la orfandad, el olvido (“Olvidarnos es la única manera que tenemos los que no nos podemos defender, de fingir que no nos pasan las cosas que nos pasan”), la crueldad que el hombre ejerce contra otros, la vida sin Dios ni ley, la violencia ciega, lo falible de la memoria luego de un trauma, y el miedo a desaparecer. “Pero el miedo es difícil de callar. El miedo no quiere guardar silencio”, “El miedo abre pozos en el aire”.

Hay un pozo misterioso en alguna parte indeterminada, en medio del desierto o en el bosque, que no es claro, fruto de leyendas, y donde un grupo de narcotraficantes (que encarna el mal que carcome al pueblo y a sus habitantes) tira a sus muertos. Un pozo sin fin, donde la oscuridad infinita mora y los recibe; donde se escuchan sus gritos eternamente, “gritos más negros que la oscuridad de la que emergían”.

No es posible entrar en análisis más detallados porque habría que hablar del final y los spoilers no son bienvenidos en lo que a este servidor respecta. Toda la soledad del centro de la Tierra es una novela diferente, con una estructura original que la hace fresca, hipnótica en muchos pasajes y que nos invita a leer sin parar. Luis Jorge Boone es un escritor del que vale la pena estar pendientes.


“Cuando te mueres es cuando más solo te quedas, porque te quedas incluso sin ti”. 



*Pablo Concha. Escritor colombiano, autor de los libros de cuentos Otra Luz y La piel de las pesadillas y colaborador literario en Libros & Letras y otros medios culturales.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.