Reseña. Voyager: un libro sobre las estrellas y la memoria



Por: Pablo Concha*

 

Voyager de la escritora chilena Nona Fernández es un libro difícil de categorizar; algunos dicen que es un ensayo, a mí me parece que se ubica mejor en el apartado de autoficción. Breve en su forma y empaque, contiene un universo entero. Para un lector desprevenido, no será evidente desde el principio que la narradora del libro es la misma Nona Fernández hasta bien adentro de la historia, y eso es muy interesante porque, más que alardear de hazañas o experiencias, la autora toma un hecho en apariencia corriente como lo es el acompañar a su madre de ochenta años a un examen neurológico y, mientras observa en el monitor las descargas eléctricas de su cerebro y el médico le explica la situación, la complejidad que observa la escritora gatilla asociaciones que la llevan a relacionar el cerebro humano con el cosmos –siendo la inmensa vastedad y misterio de ambos lo más obvio– y, con base en esto y a una invitación a firmar una solicitud para la Unión Astronómica Internacional que había recibido algunos meses atrás para crear una nueva constelación que honrara la memoria de veintiséis chilenos asesinados por la caravana de la muerte durante la dictadura de Augusto Pinochet, nace Voyager. “…jugamos a que el cosmos y el cerebro son dos enigmas similares. A que las estrellas y las neuronas tienen una secreta y antojadiza relación”.

Voyager es un libro sobre las estrellas y la memoria. “La memoria de los cuerpos está hecha de infinitas constelaciones”. La escritora narra el proceso y solicitud de la creación de la nueva constelación, la ceremonia simbólica, y les da voz a las víctimas, recordando uno de muchos sucesos oscuros que acontecieron durante los largos y amargos años de la dictadura y a los que aboga por no olvidar. “Veintiséis vidas y veintiséis muertes y veintiséis cuerpos escondidos en algún rincón de la Historia, en un punto ciego en el que ya no se puede buscar nada más”.

Fernández relata también la enfermedad de su madre, la desintegración que observa poco a poco y que un día, quizá muy pronto, será definitiva: “¿A dónde iremos a dar más allá de esta foto y del recuerdo?”, se pregunta al contemplar una vieja foto. Todo esto mientras reflexiona sobre la memoria, los sueños, los recuerdos, la historia de su país y cómo la vivió, lo que hubiera querido hacer y no pudo, lo que sus familiares hicieron pero que tal vez no fue suficiente y el legado que espera dejar a su familia. Habla del caos, de la creación del universo y la evolución, tanto de la especie como de ella misma, pasando por la mitología griega hasta el famoso programa Cosmos de Carl Sagan, en una narración que nos absorbe y nos succiona como la fuerza de uno de esos enigmáticos agujeros negros que menciona, y que nos obliga a leer de corrido hasta el final. Aquí están la historia de Mario Argüelles Toro, una de las veintiséis víctimas desaparecidas por la caravana de la muerte y la ordalía vivida por su viuda Violeta Berríos; la historia de su amor y su trágica separación definitiva, y la búsqueda incansable: “Muchos dirán ¿para qué quiere huesos? Yo los quiero, dice Violeta”.


"Habla del caos, de la creación del universo y la evolución, tanto de la especie como de ella misma, pasando por la mitología griega hasta el famoso programa Cosmos de Carl Sagan, en una narración que nos absorbe y nos succiona como la fuerza de uno de esos enigmáticos agujeros negros que menciona, y que nos obliga a leer de corrido hasta el final."


Fernández nos deja su testimonio y sus palabras para ponderar sobre muchas cosas pues sabe bien que: “Un libro es una capsula espacio temporal. Detiene el presente y lo lanza al mañana como un mensaje”. Y dice de su madre, la estrella madre, a quien el libro está dedicado: “Supongo que de ella heredé esta vocación de sonda espacial, de dron metiche que simplemente observa y toma nota. Soy una especie de Voyager. Con menos tecnología encima, desarmada de instrumentos, cámaras y sensores, con una inteligencia a escala humana, algo deteriorada a estas alturas, y acompañada solo de mis escasas herramientas de trabajo que son mi gastado hipotálamo y mis dedos chuecos sobre el teclado del computador”.

Voyager forma parte de la colección Mapa de lenguas 2020 de la editorial Penguin Random House.



 

 

*Pablo Concha. Escritor colombiano, autor de los libros de cuentos Otra Luz y La piel de las pesadillas y colaborador literario en Libros & Letras y otros medios culturales.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.