El universo literario de Daniele Aristarco



Por: Jahir Camilo Cediel Rincón

En la reciente Feria Internacional del Libro de Bogotá, la periodista y gestora cultural Isabel Calderón charló con el escritor italiano Daniele Aristarco sobre sus libros Ellos dijeron sí y Ellos dijeron no, publicados por Panamericana Editorial. Ambas obras, divididas en veintitrés y treinta y cinco cuentos, respectivamente, tienen a la justicia como materia prima de sus resoluciones narrativas. Es a partir de un conjunto de personajes de la historia, y sus decisiones sobre su presente, que los libros adquieren un color especial, teñido de esperanza por el futuro y de confianza en las nuevas generaciones. 

Daniele Aristarco, nacido en Nápoles en 1977, es autor de distintos ensayos, relatos, obras de teatro, etc., y escribe para todo tipo de público y espacios, desde escuelas hasta  cine. De niño leía todo lo que cayese en sus manos, incluso libros que no entendía pero que le enseñaron a enfrentarse a visiones del mundo y conceptos desconocidos. En esta ocasión, la entrevista moderada por Isabel Calderón, titulada “La apuesta rotunda por una causa”, reveló la profundidad personal del autor y permitió ver su acérrimo amor por el hombre y el futuro que le aguarda. Como si conociéramos el taller del orfebre con sus múltiples herramientas y manías, en esta oportunidad pudimos adentrarnos un poco a la traducción del mundo que hace el escritor en sus libros.  

Aristarco contó que es un gran receptor de lo que le rodea, sugiere estar convencido de que la historia se conforma con los otros y para los otros, un diálogo constante con el tiempo. Por una parte, el autor encontró su motivación para la escritura en las preguntas que los niños le hacían, y le siguen haciendo, de manera que sus obras son una pausada y necesaria respuesta a tales inquietudes. Por otra parte, la afirmación de estar vivo es un motor fundamental para él, sus obras representan esa vitalidad por medio de personajes que buscan hasta el último recurso para hacer justicia y salvar a otros. En última instancia, llega un momento en que se debe escoger de qué lado se está, y la afirmación por la vida y sus turbulencias es el campo de Daniele. Contar una historia dolorosa es un acto de coraje, porque volver a contar siempre es volver a vivir, y cuando se deja de contar una historia es dejarla en el olvido junto a lo que nunca existió, sugiere el autor. Por lo tanto, Ellos dijeron si y Ellos dijeron no, contienen pequeños pasajes de la historia para que el paso del hombre por el mundo no quede en el pasado, convirtiéndose, así, en la insigne esperanza del porvenir en un presente lleno de decisiones por tomar. 

Los niños, grandes investigadores del mundo y entusiastas por la historia, fueron quienes ayudaron a Daniele a investigar para sus libros. En una reunión con ellos, juntos llegaron a las actas del juicio del escritor irlandés Oscar Wilde, lo que luego se convertiría en un cuento incluido en ‘Ellos dijeron no’. Este caso permite conocer la forma en la que el autor investiga para sus obras. Los archivos escritos y la charla con expertos son piezas que conforman su método, dejando a la web en una posición algo rezagada por su amplia cantidad de información falsa o poco específica.

«Escribir un libro es iniciar un viaje que comparto con los lectores», afirma Aristarco. Un viaje lleno de realidad que quiere cambiar las ideas del lector, haciéndole caer en cuenta de que el futuro está pasando en este momento, que se debe ayudar a los demás, que hay que saber perdonar y, sobre todo, recordar porque «no hay nada más bello que cambiar de idea después de una confrontación real», especialmente con múltiples puntos de vista, sugiere el escritor.

Finalmente, Aristarco recomendó a sus lectores el teatro, por ser el género que él mismo experimentó y jugó de niño imaginando sus historias, vistiendo a su manera a los personajes, cambiando el destino de las palabras, etc., un parque de diversiones literario. En esta misma época, junto a su padre, jugaba a imaginar el futuro, vertiéndolo, quizá, en las que serían después las semillas de su obra. Por esta misma razón, el autor no se dirige a los niños con esa distancia, quizá despectiva, de la edad, sino como a iguales que pueden tener profundos pensamientos sobre el mundo que les rodea. Por ello, recomienda a los adultos acercarse a los niños y jóvenes, ya que seguramente aprenderán mucho de aquellos.

Esta charla con Daniele Aristarco es una oportunidad más para redescubrir las bondades del alma humana en sus libros, el sacrificio y la decisión que tuvieron que tomar algunos personajes de la historia para lograr la justicia inimaginada, prohibida y vedada por opresores, dictadores o tiempos de suma inequidad. Esta rica entrevista, por lo tanto, es una gran posibilidad para volver a leer al autor junto a sus palabras hacedoras de sueños, a sus narraciones creadoras de empatía y a su carisma y filantropía vueltos escritura. 



📷Foto Daniele Aristarco: archivo particular. Cortesía Panamericana Editorial

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.