Leonardo Padrón: «El misterio del mal es una fábrica de historias»




Por: Libros y Letras

El venezolano Leonardo Padrón es uno de los autores más destacados en la actualidad, y su voz trasciende de manera notoria en quienes los leen. Su más reciente libro, Tiempos feroces, es un radiografía de la Venezuela actual que «nace de la necesidad de evitar que nos trague el olvido», afirma el escritor que tiene una larga trayectoria como poeta, guionista, ensayista, cronista, articulista, editor y locutor.

Leonardo Padrón fue uno de los invitados al encuentro de novela negra, Nero Giallo 2021, que realizaron los cuatro centros del Instituto Cervantes de Italia durante el 3 y 4 de noviembre.

Nuestra revista Libros & Letras, que este año participó de Nero Giallo, realizó una entrevista a Padrón vía Twitter a través de un tuitdiálogoRespuestas cortas, pero contundentes nos dio el autor sobre la relación de su obra con el universo de la ficción criminal. Recuperamos ese diálogo a continuación:

¿Qué relación tiene su obra con el género negro?

Siempre he sentido atracción por la vida que ocurre en los márgenes. No hay libro de poesía, crónica, telenovela o artículo donde no me haya asomado a los sótanos de la condición humana y su inclinación -en no pocos casos- a transgredir la ley. Allí donde sucede un crimen hay un territorio de preguntas para indagar en nuestras miserias y rincones más turbios. El misterio del mal es una fábrica de historias.

¿Ha cambiado su narrativa el hecho de estar lejos de Venezuela y ser un emigrante?

El exilio es un evento de violencia emocional que estremece tus hábitos. Un agravio mayúsculo que te otorga una visión más cínica y rota de la realidad. Sin duda, contamina tu equipaje de palabras, tus metáforas, tus silencios. Pero agrega algo clave: perspectiva.

Su prosa se caracteriza por poseer un estilo poético, ¿cómo la combina con la escritura sobre las dictaduras, la violencia y el desarraigo, recursos de la ficción criminal?

Narrar el deslave del país con cierto aliento lírico te permite entrar en el fango y sus consecuencias, hablar de la fiesta del odio con un lente distinto que quizás te revele ángulos inéditos. Contar el abismo sin renunciar a la belleza del idioma, ¿por qué no?

Venezuela ha vivido varias dictaduras a lo largo de su historia, ¿cree que esto genera predisposición en el ciudadano a normalizarlas?

No. Solo demuestra que ninguna generación está exenta de conocer la cara del horror. Inquieta que el chavismo sea -hasta ahora- el protagonista del siglo XXI venezolano. Toda dictadura apuesta por eternizarse. Pero todo ser humano procura su libertad. Incluso Cuba, que parecía congelada en su propia derrota, ha demostrado en estos últimos meses su necesidad de resurrección.

En su libro Tiempos feroces hace una radiografía muy humana de la Venezuela actual y de su fracaso colectivo como sociedad. ¿Cuál fue su intención con la publicación?

Tiempos Feroces es un libro que nace de la necesidad de evitar que nos trague el olvido. Hay que luchar contra la desmemoria colectiva, contar cada afrenta, cada crimen. Debemos, como pide Zagajewski, fastidiar al tirano.

Para un escritor latinoamericano es difícil alejarse de la violencia, corrupción e injusticia que le dan el tinte de novela negra a la realidad. ¿Qué episodio de la historia le gustaría llevar a la ficción y por qué?

Hay que narrar esa aberración de la historia que es el chavismo. Son ya 22 años de triunfo para el crimen organizado. Hay un interminable tren de historias -crueles, sórdidas- que debemos contar a través de todos los formatos posibles.

“La oscuridad que no asusta” es uno de sus cuentos infantiles. ¿Cómo se sobrevive al miedo cuando “la amenaza es la herramienta de control social”?

Al miedo se sobrevive prendiendo la luz. La imaginación es una gran linterna para incidir sobre la realidad. Cuando el mal se organiza y adquiere estructura parece indestructible. Pero la historia demuestra que esa premisa caduca, tarde o temprano.

Usted escribe crónica, pasa por la poesía, hace guiones para televisión, además es ensayista y editor. ¿Qué le implica pasar de un género a otro y en cuál siente más libertad?

Toda órbita alrededor de un mismo vicio: la palabra. Todo exige un rigor, una pulsión de decir, una apetencia de belleza. Se trata solo de conocer las reglas de juego de cada género. La libertad absoluta está en la poesía, por eso es tan secreta.

“Pálpito”, primera serie que escribe para una plataforma de streaming, de la que ha dicho que se trata de “una historia de amor en clave de thriller”, ¿por qué se decide por el thriller?

El thriller permite poner a tus personajes en situaciones límites que los confrontan con sus miedos y demonios, con sus puntos de quiebre. Nada mejor para poner a prueba una historia de amor que colgarla en el alambre de las tensiones extremas.

Su voz trasciende de manera notoria en quienes lo leen. ¿Cree que los intelectuales deben asumir una posición crítica frente a lo que ocurre en sus países?

No concibo el silencio ante el oprobio. Si posees una caja de resonancia, ¿cómo no aprovecharla para desnudar al poder, para denunciar la vileza? Tanta muerte, miseria y crueldad no pueden ser recompensadas con nuestro silencio. Que la furia sea ruido y dignidad.



📷 Foto de Leonardo Padrón tomada de https://leonardopadron.com/

Entrevista realizada por Ileana Bolívar.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.