Reseña de "Pelea de gallos", de María Fernanda Ampuero


Por: Pablo Concha*

Si el pensar en entrar a un ruedo o redondel donde se realizan las peleas de gallos podría producir asco, malestar o rabia en algunas personas, ingresar al libro Pelea de Gallos de María Fernanda Ampuero (Páginas de Espuma, 2018) causa un malestar distinto. Diferente porque también contiene su dosis de fascinación y espanto. Podríamos decir que es un “malestar bueno”. Conocemos a los personajes de estos cuentos, el entorno en donde se encuentran es identificable y, lo que es más difícil, hemos oído y visto ya –en la mayoría de los casos– las cosas horribles que les suceden. Entonces, ¿puede ser más duro entrar a un libro que a una gallera de verdad? En la gallera se contempla “aves finas de combate” luchando hasta que solo una sobreviva y ya, es el fin de la experiencia. En el libro, sin importar quién o qué sobreviva, el horror continúa y nos persigue sin benevolencia. Si lo que buscábamos era evadir la realidad –como muchos hacen al adentrarse en un libro–, Pelea de Gallos nos la recuerda con aterradores y horribles detalles. Pocas escritoras van a atreverse a mostrar una existencia tan brutal de manera tan descarnada, sin florituras ni trucos literarios rebuscados. Una escritura que escarba y levanta la costra de esas heridas desagradables y en muchos casos tapada –como cualquier cicatriz– de nuestra sociedad: el abuso de la figura paterna, la depredación sexual hacia las niñas/adolescentes, el despertar de la libido en los menores, la coexistencia entre asco, deseo y satisfacción sexual. Lo que se muestra es simplemente lo que ha sucedido muchas veces y, tristemente, seguirá sucediendo. Una subasta de seres humanos en algún recóndito lugar de México y lo que una mujer debe hacer para escapar. El descubrimiento del horror máximo luego del despertar sexual en la adolescencia. La forma como el deseo puede superar la crueldad y el asco. La realidad de la fuerza responsable de la resurrección del mesías. El ser cuyas atrocidades cometidas en vida son peores que su aspecto de no–muerto. Unas amigas descubren que para matar solo se necesita una enorme voluntad de hacerlo. Estas son algunas de las historias contenidas en Pelea de Gallos, un libro de cuentos que nos deja queriendo más. El poder de lo macabro es innegable, podrá ser una fascinación enferma, pero su fuerza nos hace devorar este libro de María Fernanda Ampuero en poco tiempo.


Pocas escritoras van a atreverse a mostrar una existencia tan brutal de manera tan descarnada, sin florituras ni trucos literarios rebuscados.


Algo que resulta muy interesante es que, aunque hay algunos elementos sobrenaturales en los relatos de Pelea de Gallos, se ven opacados por la violencia y los abusos sexuales cometidos por los vivos. Es curioso que lo que hacemos a nuestros semejantes produzca más terror que un espectro del más allá, y ese es precisamente el objetivo de Ampuero, resaltar ese hecho en apariencia contradictorio o absurdo. Por horrible que sea lo que sucede en algunos cuentos, al final no es más que la realidad que vivimos en Latinoamérica cada día. La autora hace que nos preguntemos: ¿Qué es peor, que lo veamos como algo normal, o que siga sucediendo?

Las mujeres tienen un rol protagónico en todas estas historias; sin embargo, deben sufrir una serie de vejámenes y atrocidades que obligan en muchos casos a contener la respiración. Eso supone una ardua labor por parte de Ampuero, al retratar fielmente estas situaciones sin caer en la morbosidad o el melodrama. Se infiere –la lógica y la sociedad nos lo dicen– que es dentro de la familia donde deberíamos estar más protegidos, pero no en todos los casos es así.  ¿Por qué herimos siempre a nuestros seres amados? ¿Es acaso inevitable? Las frases que abren el libro: “Todo lo que se pudre forma una familia” del escritor argentino Fabián Casas y “¿Soy un  monstruo o esto es ser una persona?” de Clarice Lispector condesan muy bien lo que sucede en los cuentos de Pelea de Gallos.

Los puntos fuertes del libro: “Nam”, “Crías”, “Subasta”, “Cristo”, “Pasión” y “Luto”.
Mientras esperamos el siguiente libro de esta arrolladora escritora, los invitamos a leer Pelea de Gallos, que fue elegido entre los 10 mejores libros de ficción a finales del 2018 en una lista publicada por el New York Times. Por dura que sea la experiencia, vale la pena tenerla.


*PABLO CONCHA
Escritor colombiano, autor del libro de cuentos de terror Otra Luz (2017) y colaborador literario en Libros & Letras.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.