Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Breve reseña de La pasión de la Reina

  • 4 Minutes
  • 0 Comments
Breve reseña de La pasión de la Reina
By Libros y Letras 14 de junio de 2014
  • Views: 23

Por: María Eugenia Caseiro.
“La nube los destroza / y la mosca gobierna / el ritmo que se goza / en
una sola pierna”. Lezama
Margarita García Alonso, artista multifacética que ha realizado
interesantes y a veces controversiales obras de la plástica contemporánea cubana
que se edita fuera de la Isla,
no sólo es dueña de un estilo indiscutiblemente dinámico y de aspectos muy
destacables dentro de dicha labor, sino de una pluma ciertamente atrevida y a
veces insolente como nos demuestra en su novela La pasión de la reina era más grande que el cuadro (Editions Hoy no
he visto el paraíso, 2012). Tal vez el atrevimiento no sea otra cosa que esa
manera audaz y ya madura que tienen los artistas de enfrentarse a la crítica,
siempre imprevisible, la mayoría de las veces áspera. En tal atrevimiento está
implícito el riesgo, el riesgo que es además un reto, y no hay artista que no
saboree de antemano el reto y al que no le invada la temeridad del riesgo.
Nuestra autora toma el camino del riesgo, del reto que ella misma se
impone con esta novela, narrada en primera persona, “la reina”, quien nos deja
caer por el barranco de una faramalla monofásica y personal en que una sola
idea fija fundamenta toda la trama y para la cual, Margarita García Alonso, la
mujer siempre detrás del personaje, o detrás del color, ha tenido que fabricar
el protagonismo. La reina es simplemente un peón del verdadero y único
protagonista. Nuestra autora se ha valido de su pericia al aderezar la
substancialidad, poniendo a “su reina”, al servicio del verdadero y único
protagonista de su novela, la fijeza.
Con gradaciones blanquinegras sobre un tapiz monocromo y, ayudada por
toda una serie de ingredientes psicosomáticos que se compendian en lo que la
propia autora llama “neurastenia”, dispone una descarga que, yendo un poco más
allá de lo individual, coloca al interlocutor imaginario en el estribo de su
propia realidad dentro de otra de percepciones contrapuestas.
La reina crea universos de maquinaciones y la intriga es capaz de
alcanzarnos en nuestra butaca a punto intentar tasar los diferentes universos
creados por ésta que, a pesar de su realidad, concebida desde enfoques
paralelos de la misma, hace de todos ellos una amalgama que por momentos
pareciera querer a toda costa agotar la paciencia de su consabido e imaginario
interlocutor. Y es que Platón dijo alguna vez “Donde reina el amor sobran las
leyes”. Es precisamente en esos momentos en que la autora, al decir de Lezama:
“La nube los destroza / y la mosca gobierna / el ritmo que se goza / en una
sola pierna.”, representa también desde su estrato de invisibilidad, un
personaje maldito detrás de su reina, y va saboreando el riesgo, sacando
entramados de debajo de la manga, siempre girando sobre la fijeza, la misma
fijeza que se renueva una y otra vez para regresar al punto de partida.
La obsesión infra-prismática de la reina creada por Margarita García
Alonso, es un cúmulo de estados de fatiga amorosa, una red de sentimientos que
a su vez encarna la parálisis a nivel evolutivo de esos sentimientos en una
especie de encierro de quien ha sobrevivido el cañoneo y lucha a su manera,
aunque esa lucha vaya en contra de sí mismo, pero que convierte en una especie
de juego, obsequioso, de la suspensión de los mundos paralelos para poder
recrearlos a su antojo y navegando en contra de su propia corriente de
eufemismos, se abandona a una psiquis de propensiones abstrusas.
La
Pasión
de la
reina era más grande que el cuadro, es un reto que la autora pone a disposición
de la crítica, pero sobre todo, que ha sido destinada a lectores que habiendo
vivido lo suficiente como para que la ensambladura de un mundo creado no sea un
tropiezo, vean en sus páginas de obstinadas y discursivas aleaciones,la puerta
que un ser, a pesar de toda contradicción, auténtico, ha dejado entreabierta
para explorar y conceptualizar un campo minado de fijezas.