Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

El Rincón del Poeta

  • 3 Minutes
  • 0 Comments
El Rincón del Poeta
By Libros y Letras 23 de enero de 2012
  • Views: 11
Con mi armadura de acero 
En honor al gran Cesar Vallejo 
Gildardo Gutiérrez (Colombia) 
El viento se hizo viento entre mis manos cuando busque el caudal del conocimiento, 
Cuando descendiendo por las arterias de la noche naufrague en el cuerpo de una mujer 
y bebiendo su ponzoña comprendí la ignominia de la vida, la vileza del hombre; 
Almizcle de un sabor que aun perdura en mi piel. 
Bohemio, soñador, errante como ola de cielo, como papiro de viento 
Me deslice entre los arados del pecado, exhibiendo la lascivia de 
Un ser que acongojado luchaba por vivir, no por morir. 
Con mi armadura de acero, con mi espada de guerrero, con un libro bajo el brazo 
Quise encumbrarme, subir al pedestal de la tragedia para enfrentarme a la muerte. 
Una piedra y otra piedra acaecidas en las fronteras de un mundo distante, 
Lejos de mis seres queridos. 
Haciendo eco en mi memoria me deslice por las oscuras cloacas de las noches pestilentes. 
Paris a mis pies, noctámbulo desasosiego del hambre 
Arrebatando impío la mansedumbre de mis sueños. 
Un tropiezo y una caída y mis armas se elevaron como fulgores celestiales. 
Siendo un pequeño dios, un estratega de la vida y la muerte 
Me enfrente a los más bajos instintos; opositor y detractor, 
Esquemas que debía derrumbar cuando la sociedad pretendía subyugarme. 
Libre de ataduras ascendí al Olimpo, descendí al averno, destrone reyes 
y con mi pluma erigí las más cruenta osadía: 
No sucumbiría a la muerte. 
El agua se hizo cielo y la noche claudico en mi piel…heraldos negros; 
Búsqueda incesante, Trilce mi propio lenguaje, laberintos de sangre proletaria. 
Tungsteno habita mi ser; incoloro pasadizo secreto aparta de mí este cáliz. 
No quiero beber tu sangre sino la mía, suicidio, suicido grita mi ser altivo; dolor, 
Angustia existencial, anégame barca de sueños fatuos 
Mas allá de la vida y la muerte, mi propio triunfo. 
Alegoría de un pasado tortuoso que se remonta en las esferas del tiempo y la soledad, 
De mi propia desdicha buscando incesantemente el maremoto de mi liturgia. 
Lejos de mi tierra, Europa abre sus puertas y mi pluma como una daga de fuego irrumpe 
Derribando fronteras y paradigmas. 
Soy yo Cesar Vallejo “el inmortal”.