Entrevista, Carolina Vegas

Carolina Vegas
escribe sobre cáncer y la proximidad de
la enfermedad en varias mujeres de su familia
en su novela El cuaderno de Isabel 

Siempre me he ganado la vida escribiendo 
Por: Jorge Consuegra (Libros y Letras
– ¿Por qué resolvió escribir un libro sobre la experiencia del cáncer? 
– Esta novela, El cuaderno de Isabel, nació de mi inquietud hacia una enfermedad como el cáncer, que ha aquejado a varias mujeres de mi familia, específicamente a mi abuela, a mi tía y a mi madre. Pero hasta ahí llegan las similitudes, la historia ficticia que desarrollo no tiene relación alguna con mi vida ni con la de mis parientas. Lo único que tienen en común es el cáncer de seno. 
– ¿Qué dificultades encontró en el camino redactado el libro? 
– Cuando ya había empezado a escribir la novela, diagnosticaron a mi mamá. Eso me generó un bloqueo para escribir, pues fue una noticia devastadora. Pero ya una vez superé eso seguí escribiendo. Obviamente las dificultades que siguieron son las que enfrenta cualquier escritor, cómo organizar la trama, contar la historia, las figuras literarias que buscaba usar, el ritmo, los diálogos, etc. 
– ¿Perdió a veces el ánimo mientras redactaba la novela? 
– Perdí el ánimo cuando a mi mamá la diagnosticaron, pero al mismo tiempo al ser testigo de la enfermedad de cerca, eso me ayudó a imaginar un poco mejor lo que vive una persona que está pasando por ese proceso en carne propia. 
– ¿Qué la impulsó a seguir adelante hasta terminar el libro? 
– La necesidad de contar la historia. Creo que eso es lo que impulsa la escritura de cualquier novela. 
– ¿Antes de esta experiencias había pensado en escribir un libro sobre su vida? 
– Siempre había querido escribir ficción. Soy periodista de profesión y he trabajado siempre en prensa escrita. Me he ganado la vida escribiendo, pero este es mi primer texto de ficción. Además estoy a punto de graduarme de una maestría en Letras Modernas de la Universidad Iberoamericana de México, soy una lectora asidua de literatura y es un interés que ha estado siempre en mi vida. No tengo planes de escribir una autobiografía, pero quién quita, quizás en un futuro lo haga. 
– ¿El libro tiene como lectores especiales quienes hubieran pasado por la experiencia del cáncer? 
– No, para nada. Es una novela. La idea es que los lectores sean cualquiera. No creo que las personas que han tenido cáncer sean un público objetivo. Es más, me temo que ellos no recibirán el libro tan bien, pues no busca tener ningún tipo de moraleja ni mensaje positivo, al contrario, se aleja bastante del discurso de la lucha y de la barraquera para enfrentar la enfermedad. 
– ¿Su libro es como un llamado a la reflexión sobre no perder la ilusión de seguir viviendo? 
– Nada que ver con eso. Quizás todo lo contrario. Es un libro que plantea abiertamente la posibilidad de la muerte. 
– ¿Tiene previstos escribir más «cuadernos» a Isabel? 
No, y el que lo lea sabrá por qué. 
– ¿Después de su experiencia literaria cree que la vida sigue siendo una hermosa fiesta? 
– Nunca he creído algo así. Creo que la vida es muy dura.

Deja un comentario