Microdiálogo con el poeta Ramiro Lagos

– ¿Qué hacer para que en Colombia se lea más?
– Crear clubes  de comentarios 
textuales entre los lectores  cibernéticos, fortalecer los estudios
humanísticos y científicos en las instituciones docentes, reestablecer los
suplementos literarios de los diarios, crear tertulias entre intelectuales,
para debatir la obra que se considere más trascendente, dándole importancia 
a la orientación prologar, siempre que el prologuista se haya metido
profundamente en el alma del texto  de la obra y  no  a escribir
solamente en torno al consabido endiosamiento  del autor. La buena
critica  a fondo, contribuye, desde luego, a que el interés por la lectura
se acreciente  y se comparta.
– ¿Por qué nos gana la corrupción y la política y no la cultura?
– Porque la
cosa nostra
colombiana se ha convertido en el primer poder mediático ,
capaz de manejar el gran negociado de la  política y de  la cosa
pública, contagiando corruptamente a los magnates de la cultura oficial.
 Por otra parte  las instituciones culturales  poco apoyan, por
la visto,  la difusión del libro colombiano o de la obra de arte. Se ha
lamentado la desaparición de la editorial Tercer Mundo con el mecenazgo de un
presidente poeta que  tanto apoyo  dio a los autores nacionales.
Gracias a Tercer Mundo  pude publicar con su apoyo total mi obra
antológica titulada: Poesía liberada y deliberada de Colombia (1976).  Fue una obra que se agotó en poco tiempo
.
– ¿Toda feria del libro debe ser festival para la vida?
– Así se ha tomado: como un festival
 para vivir leyendo. Y ojalá que los libros que se adquieran en la feria,
 no sólo nos alegren la mente,  sino que nos animen a pensar 
más positivamente en la Alegría del leer para mayores, hasta
alcanzar  La importancia de vivir
con alegría y amor, a la luz orientadora del humanismo de ayer y el de hoy.
– ¿Los poetas son la savia de nuestra cotidianidad?
– Para mi los poetas más que savia de 
nuestra  cotidianidad   son  savia de nuestro Canto general y de nuestra Residencia en la tierra, de Poemas humanos, de la poesía pura o
impura, de  la poesía paradigmática de ayer y de la actualidad, de la
cual  emanan todos los gustos, todas las savias  bien sea
lírica,  onírica, épica y  humanizante. Y la savia de la espiga
amotinada sólo se da en tierra de los comuneros como signo de cotidianidad.
– ¿Qué está leyendo?
– He estado leyendo la novela del escritor
egipcio Gilber Sinoué, titulado  La
egipcia
, traducida al castellano en 1992. La obra resalta el perfil
legendario de la famosa  Scheherazada, quien pasa a ser protagonista
ficcional de invasiones históricas del territoio egipcio, Dicha célebre mujer
me inspira el poema titulado “La egipcia invadida”, que aparece en mi próximo
poemario titulado: La primavera árabe y
el trasluz de la egipcia abanderada
.

Deja un comentario