Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Por favor, no arrojen comida a Dalton Trumbo

  • 3 Minutes
  • 0 Comments
Por favor, no arrojen comida a Dalton Trumbo
By Libros y Letras 24 de julio de 2015
  • Views: 15

Por: Javier Memba / Tomado de El Mundo / España. El guionista estadounidense, uno de las víctimas de la Caza de Brujas, escribió ‘Johnny empuñó su fusil’ en la cárcel. Nunca hasta ahora su gran obra había aparecido en español.

Según consta en un acta del Congreso de los Estados Unidos fechada el 28 de diciembre de 1952, el guionista Dalton Trumbo -denunciado, entre otros, por Frank Tuttle- fue emplazado por el Comité de Actividades Antiamericanas el 28 de octubre de 1947. Frente a John Parnell y el resto de los alguaciles de la inquisición maccarthysta, rechazó afirmar o negar ser miembro del Partido Comunista. Enviado por ello durante once meses a prisión, Trumbo -que siguió escribiendo entre rejas- se vio obligado a no firmar sus libretos o a hacerlo con diferentes seudónimos. Fue Kirk Douglas quien lo rehabilitó empeñándose en que su nombre apareciera como guionista de ‘Espartaco’ (Stanley Kubrick, 1960).
Antes de su peripecia durante la inquisición maccarthysta, una de las más destacadas de los Diez de Hollywood -aquellos que no se prestaron a la caza de brujas-, Trumbo había publicado su primera novela ‘Johnny empuñó su fusil’. Fue en 1939 con el sello de Lippincott Williams & Wilkins y aquel año mereció el Premio Nacional del Libro en su país. Ya ensalzado y alabado por ese mismo Hollywood que otrora le negó al dictado de senador Joseph Raymond McCarthy, en 1971 el propio Trumbo llevó a la pantalla su celebrada novela con el título de ‘Johnny empuñó su fusil’, Timothy Bottoms fue su protagonista. Aunque la cinta se exhibió comercialmente en España en los años 70, la primera edición de la novela, debida a El Aleph, no llegó hasta 2005. Agotada a los pocos meses, el texto, ya convertido en un auténtico clásico de la literatura pacifista, vuelve ahora a las librerías con el sello de Editorial Navona.

“Johnny coge tu fusil” era el eslogan utilizado en las cajas de reclutamiento, invitando así a los jóvenes a alistarse en el ejército estadounidense que combatió en Francia durante la Gran Guerra. Tras acudir a la llamada, al Joe Bonham de Trumbo le explota un obús que le hace perder los brazos, las piernas y la cara. Aunque incomprensiblemente sigue vivo, se ha quedado sordo, ciego y mudo. Reducido a tan patética condición, el joven quiere matarse pero no puede. Sólo le restan sus recuerdos para seguir viviendo.
Desde su aparición -dos días después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial-, ‘Johnny empuñó su fusil’ ha estado envuelta en la eterna polémica entre pacifistas y belicistas. En 1940 conoció una versión radiofónica debida a Arch Oboler con James Cagney como protagonista. Una edición seriada en el Daily Worker -órgano del Partido Comunista de los Estados Unidos-, atrajo sobre Trumbo la atención del FBI y fue uno de los principales argumentos que el Comité de Actividades Antiamericanas esgrimió contra él. De nada le sirvió entonces haber firmado los libretos de cintas tan inequívocamente patrióticas como Treinta segundos sobre Tokio (Mervyn Leroy, 1944), un acercamiento al primer bombardeo estadounidense al suelo japonés en respuesta al de Pearl Harbor.