Reflexión de “Lobito”

«El karma, bueno o malo, no se repite en la
misma vida, por lo menos.
 No existen dos karmas iguales en
la misma persona. Nadie sufre dos veces igualitas la misma experiencia de
sufrimiento, de dolor o de placer. Lo que mortifica o llena de temor a la
persona es el recuerdo del dolor que genera miedo en el presente. Nadie sufre
un evento “x” y al paso de los años se repite como otra vez el mismo evento
“x”. No hay dos cosas exactamente iguales en esta vida, ni dos hojas del mismo
árbol ni dos cabellos de la misma cabeza. Y esto es así porque, “El cambio” es una constante cósmica. Todo,
desde un átomo hasta una galaxia, a cada instante, está cambiando».

Deja un comentario