Revista Libros y Letras edición 93

Literatura

Los libros mas vendidos

Un café en Buenos Aires

Literatura infantil y juvenil

/ / / Un café en Buenos Aires con Alexis Brito con Pablo Di Marco

Delgado “Escribo para sentirme en paz conmigo mismo” 

El poeta y narrador Alexis Brito Delgado (Tenerife, 1980) cuenta, a pesar de su juventud, con un currículum digno de un veterano. Sus cuentos y poemas enriquecen infinidad de antologías, mientras sus novelas han sido publicadas por algunas de las más renovadoras editoriales de España. Me encontré con Alexis en un momento de particular ansiedad para todo escritor: nada menos que a días de la publicación de Gravity Grave, su última novela. 

- Vivís en Santa Cruz de Tenerife. ¿Qué gana y qué pierde un escritor viviendo tan apartado de los grandes centros editoriales españoles? 
- Cuando vives en la periferia, apartado de los grandes centros editoriales, si quieres llegar a alguna parte, aprendes a mantenerte fiel a tu estilo y a no rendirte nunca. Tengo una serie de intereses e influencias que no encajan en el mundo de las letras canario, que siempre ha sido pequeñoburgués, nacionalista y tradicional. Por ello trabajo con editoriales de la península: tienen mayor amplitud de miras y no te cierran la puerta en las narices cuando no escribes sobre lo que se considera “políticamente correcto”. 

- La editorial madrileña Palabras de agua acaba de publicar tu novela Gravity Grave. ¿Cuáles son tus expectativas más allá de poder llegar a la mayor cantidad posible de lectores? 
- Mis expectativas son que el libro le guste a la gente y que disfrute con su lectura tanto como yo al escribirlo. Gravity Grave es una novela inspirada en la “Movida Madchester”, con crítica social, política, sexo, drogas y rock and roll. En perspectiva, veo el libro como una especie de El guardián entre el centeno matizado por el éxtasis: el viaje iniciático de un joven que busca su objetivo (por no decir destino) en la vida. Si te soy sincero, dada la temática de la novela, pensé que sería imposible publicarla. Me equivocaba: me siento muy afortunado porque Palabras de agua haya apostado por mí. No voy a mentir diciendo que me da igual no vender ejemplares. Al contrario, si un escritor vende libros puede dedicarse a hacer lo que le gusta a jornada completa. Ese siempre ha sido el plan: realizarme como persona a través de la escritura. 

- Hace poco escribí una nota en la que me preguntaba por qué (y para qué) escribir ficción. Llegué a la poco brillante conclusión de que se escribe para entender y explicar el mundo. Pero a nuestros lectores les interesa tu opinión: ¿Para qué escribir, Alexis
- Siempre he leído mucho. Durante mi infancia descubrí que la ficción me resultaba mucho más aceptable que la realidad. La literatura siempre fue la válvula de escape ante los problemas de la vida diaria. Soy sensible e imaginativo por naturaleza, cosas que no encajan demasiado bien en nuestra sociedad. No conozco mayor felicidad que estar sentado delante del ordenador, inspirado, tecleando hasta las tantas de la mañana. Yo escribo por motivos egoístas: es la única manera que conozco de sentirme en paz conmigo mismo, ni más ni menos. 

- ¿Creés que un libro puede cambiarle la vida a un lector? De ser así, ¿qué libro te cambió la vida y por qué? 
- Por supuesto. Cuando leí El Señor de los Anillos a los catorce años todo cambió para mí. Resulta difícil describir la sensación de maravilla que me produjeron sus páginas. Desde aquel momento deseé ser escritor; quería crear algo tan hermoso como la obra de Tolkien. Me considero increíblemente afortunado por haber encontrado mi camino gracias a las palabras de otro novelista. De no haber sido de este modo, probablemente hubiera terminado siendo tan aburrido y convencional como la mayoría de la gente que conozco. ¡Suerte que siempre me ha gustado caminar en dirección contraria a los demás! 

- No solo te dedicás a la narrativa, también sos poeta. ¿Quisieras regalarnos una de tus poesías, Alexis
- Claro. Será un placer. Añado el último poema que escribí hace unos meses:

El dolor ha nutrido mi esencia 
desde que tengo memoria; 
ha sido el terrible aliciente 
que ha impulsado mi creatividad. 
El dolor me convirtió en un adulto 
de la peor forma posible; 
no existieron opciones de dar marcha atrás 
y mucho menos de reconciliarme conmigo mismo. 
El dolor me obligó a tocar fondo 
durante largas noches de anfetaminas; 
es el único recuerdo que conservo 
de los años desperdiciados de mi juventud. 
El dolor me acompaña a diario 
como una amante insatisfecha; 
me recuerda lo poco que he cambiado 
durante toda mi existencia. 
El dolor me hace sonreír con sarcasmo 
cada vez que abro los párpados; 
disfruto nutriéndome de los pecados 
que jamás podré olvidar.
El dolor desaparece lentamente 
sin que sea capaz de percibirlo; 
es hora de madurar, aceptar lo inevitable, 
y enterrar mis dilemas en el olvido. 

- Preciosa poesía, Alexis; gracias por compartirla. Ahora vamos con la última pregunta. Te regalo la posibilidad de invitar a tomar un café a cualquier artista de la época que prefieras. Contame quién sería, a qué bar lo llevarías, y qué pregunta le harías. 
- A Charles Bukowski. Iríamos a algún bar de mala muerte de Los Ángeles y no tomaríamos café, beberíamos whisky hasta caer inconscientes. No le haría ninguna pregunta, solo escucharía al maestro. Su visión de la vida, el arte, el trabajo, la familia y… las mujeres. Yo pagaría la cuenta, por supuesto. 

Quienes quieran saber más de la vida y obra de Alexis Brito Delgado, los invito a entrar a www.alexisbrito.com

«
Siguiente

Entrada más reciente

»
Anterior

Entrada antigua

No hay comentarios :

Leave a Reply

Galeria