Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Claudia Morales: “Un librero no debe juzgar, jamás, por lo que otros leen”

  • 7 Minutes
  • 0 Comments
Claudia Morales: “Un librero no debe juzgar, jamás, por lo que otros leen”
By Libros y Letras 11 de julio de 2019
  • Views: 79

La librería Árbol de Libros cumplió un año desde su apertura. 



Foto. Cortesía Claudia Morales.

Por: Ileana Bolívar / Bogotá.

Claudia Morales ha sido una escudera de los
libros. Siempre, desde su labor como periodista, habló de literatura, especialmente la de los autores colombianos de quienes dice
“están escribiendo muy bien”. Desde muy pequeña, gracias a la biblioteca de sus
abuelos, descubrió a importantes escritores y hoy no se imagina su
vida sin la literatura.
Hace un año cumplió el sueño de abrir su librería, Árbol de
Libros
, en la ciudad de Armenia (centro de Colombia). En este camino se
encontró con grandes dificultades como la de crear empresa hasta darse cuenta
del desinterés que existe en el mundo editorial por la región. Sin
embargo, Claudia ha logrado consolidar su proyecto y
actualmente Árbol de Libros es un
importante epicentro del libro en esta zona del país. Sus más fieles visitantes
son los niños y los jóvenes.

La hemos invitado a nuestra sección de “El Marcapáginas” para conocer un poco más de sus gustos literarios y de su experiencia como librera. 
-¿Qué recuerdo tiene de su acercamiento con los libros?
Fue a través de una gran biblioteca que tenían mis abuelos maternos en
su finca en Villavicencio. Allí descubrí, por ejemplo, los libros de Simone
de Beauvoir
.
-¿Se imagina su vida sin literatura?

No, sería una pesadilla. Es mi forma de escapar, de aprender, de viajar.
Me sentiría vacía sin libros en mis rincones más cercanos.
-Además de Árbol de Libros, ¿cuál es su librería favorita?

Me fascinan La Tornamesa y Prólogo Libros. Voy siempre que estoy en
Bogotá. Y quisiera regresar a El Ateneo, en Buenos Aires, y a la Cafebrería El
Péndulo, en el DF. ¡Qué magia en esos sitios!
-¿Prefiere el libro digital o de papel?

De papel, sin duda.
-¿Cómo se pueden formar lectores?
Desde la casa. El encanto de la voz narrando una historia al bebé y que
esa voz acompañe el crecimiento de los niños, es clave. Si eso no existe, un
buen maestro es también otro camino efectivo. La seducción a través de buenas
experiencias narrativas es el arma perfecta en niños, jóvenes y adultos.
-¿Le gusta lo que los autores colombianos están escribiendo?
Si, muchísimo. Me fascinan las nuevas letras de Esteban DuperlyJavier
Riveros
Edwin UmañaÓscar PantojaGilmer
Mesa
…son tantos. Y claro, aquí la lista podría ser infinita si pienso en
autores de otra experiencia comoPiedad BonnettHéctor AbadRicardo
Silva
 y Laura Restrepo.
-¿Cree que hay literatura de género?
No. Pienso por ejemplo en Chimamanda Ngozi Adichie y
creo que la universalidad de sus novelas y ensayos no encaja en factores
limitantes. Ella escribe sobre mujeres pero no para mujeres, lo hace para todas
las mentes dispuestas a entrar en los mundos que ella es capaz de describir
tanto desde la realidad como desde la ficción.
-¿Qué es ser un buen librero?
Un buen librero debe estar dispuesto a aprender no sólo de los libros
sino de las experiencias de los demás: leer y oír. Debe ser capaz de encantar,
de ponerse en los zapatos del otro. Y algo importante: no debe juzgar, jamás,
por lo que otros leen.
-¿Qué ha sido lo más difícil en Árbol de Libros?
Hacer empresa y ser pequeño empresario en Colombia, es muy difícil. Todo
está diseñado para explotar y complicar, no para facilitar. Nos debemos a un
sistema que nos revienta y que nunca nos da nada en retorno. Y desde la mirada
al mundo editorial, ha sido triste ver que a las editoriales no les interesa
ser parte de las transformaciones culturales en las regiones.
-¿Y lo más satisfactorio?
Demostrar que, a pesar de las dificultades, si uno crea y cree, puede
hacer milagros. Árbol de Libros es un renacer desde lo
personal, y es el espacio que muchos quindianos y ciudadanos de regiones
cercanas estaban añorando.
-¿Qué temáticas y al cuál público está enfocada su librería?
Hacemos una curaduría muy juiciosa en los títulos infantiles y juveniles
porque allí esta una semilla poderosa que bien valorada ha sido por nuestro
público. Y para adultos tenemos un poquito de distintas temáticas: literatura
universal, todas las novedades, crecimiento personal, gerencia, música,
deportes.
-¿Cree que los jóvenes sí leen? ¿Qué están leyendo? 
Si, y mucho. A la librería entran jóvenes que gritan cuando ven un
título, que cuentan con emoción lo que están leyendo, que abrazan y besan un libro.
Ellos tienen la fortuna de tener a su alrededor adultos que acompañan ese
placer. Pero a veces vemos adultos que no lo entienden de esa manera. Hay
jóvenes que les ruegan por un libro, y la respuesta es que comprar eso no sirve
para nada.



 Árbol de Libros es un
renacer desde lo personal, y es el espacio que muchos quindianos y ciudadanos
de regiones cercanas estaban añorando




-¿Un libro que la haya hecho realmente feliz?

Ay, no, ¿sólo uno? Haré una trampa y pondré El Principito,
de Antoine de Saint-ExupéryLa Librería, de Penelope
Fitzgerald
Del color de la leche, de Nell LeyshonLa
flor púrpura
, de Chimamanda Ngozi AdichieLa ridícula
idea de no volver a verte
, de Rosa MonteroDi su
nombre
, de Francisco Goldman. Qué difícil ser concreta en esta
respuesta. Aclaro que son libros que me hicieron feliz no necesariamente porque
fueran alegres sus temáticas sino por el descubrimiento de narrativas y
emociones profundas.
-¿Qué libro no regalaría?
Ninguno escrito por narcos, exnarcos, esposas de narcos, hijos de
narcos, sicarios de narcos, ni nada relacionado con esa gente.
-¿Su autor de cabecera?
Me pasa lo mismo que con la pregunta sobre un libro que me haya hecho
feliz. Imposible uno, pero puedo decir que después de descubrir a Chimamanda,
no quiero soltarla jamás. Piedad Bonnett es muy importante
también.
-¿Qué consejo le da a los padres que buscan iniciar a sus hijos en la
lectura?
Si van a tener hijos, que les lean desde que están en la barriga. Tener
siempre tiempo para leerles y luego, compartir lo que cada uno lee. Ese
intercambio de ideas es delicioso. Y más adelante, que dejen que lean lo que a
los hijos les gusta, que no satanicen contenidos, más bien que se informen bien
y sirvan de guías.
-¿Qué libro debería leer todo político?
Los libros de Yuval Noah Harari, los
de Karen Armstrong, los de Amos Oz y los de Martha
Nussbaum
.
-¿Qué está leyendo?
Pequeño país, de Gaël Faye, y La
mente de los justos
, de Jonathan Haidt.
-¿Qué la conmueve?
Las expresiones de amor.
-¿Es más fácil recomendar libros a los jóvenes que
a los más adultos?
Es igualmente retador.
-¿Qué proyectos vienen para Árbol de Libros?

Tenemos tres cosas en mente que con disciplina
seguramente podremos concretar. Prefiero, igual que cuando llevé el proceso de
creación de la librería, sólo anunciarlas cuando sea claro que son un hecho.