Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

El Jano de luz y negro en la novela

  • 5 Minutes
  • 0 Comments
El Jano de luz y negro en la novela
By Libros y Letras 1 de julio de 2015
  • Views: 16
No. 7112, Bogotá, Miércoles 1 Julio del 2015

El Jano de luz y negro en la novela

“El comentario de libros es un oficio honorable. Introduzco y presento libros. Es algo modesto, maravilloso y creativo”
J.B
Por: Marco Polo/ Altillo de Villanova.
Los ingleses, muchísimo más arrogantes que nuestros tanos del sur, tienen argumentos suficientes para serlo. 
Los escritores irlandeses con razón, resumen en la frase de Anne Enright algo tan natural como cultivar la creación:
En otras ciudades, la gente inteligente sale y hace dinero. En Dublín, la gente inteligente se queda en casa y escribe libros”.
En la pasada Filbo, escuché al mejor de los escritores actuales que nos visitaron: A John Banville. 
Aunque el auditorio no agotara el aforo, pero si lo llenara la preferencia de nuestros jóvenes por la propaganda de Planeta, para Juan Pablo Jaramillo “el yotuber” que firmó 2000 libros, y que debemos reconocer valiente, por haber salido del closet, o desde la cuna, a contar por horas su secreto.
Banville, nacido en Wexford, Irlanda en 1945, con su novela el “Mar” fue galardonado con el premio Booker y el Iris Book Award, como mejor novela del año. Recibió luego el prestigioso premio Franz Kafka de Praga, que algunos consideran la antesala al Nobel.
Desconocido para los colombianos del común, ha escrito, El intocable, Eclipse, Imposturas y Los infinitos como John Banville y firmando como Benjamín Black una serie de novelas negras como El lémur, El secreto de Cristine, El otro nombre de Laura, En Busca de April, Qué leer, y Muerte en verano o La rubia de ojos negros en la que revive a Philip Marlowe, que lo han catapultado al reconocimiento.
Sus últimas novelas, Antigua Luz como Banville y Ordenes sagradas como Benjamín Black, son de las que me encargaré ahora y luego, para la reseña respectiva, trayendo varias frases que logré anotar de su conversatorio, así:
“El libro es una de las cosas mas hermosas que nos hemos inventado”

“No es arrogante admitir que uno es artista, como ser plomero, dibujante, cirujano”

“Yo soy dos escritores”

“El lenguaje es sutil pero puede traicionar. Habla por uno. Uno escribe una carta y dice eso no era lo que quería decir”

“Un libro es una evidencia. Es lo que yo vi”

“El libro de un crimen es un secreto. Nos inventamos la moral, un sistema, el lenguaje, reglas, pero ellas no tienen sitio en el arte”

“ Si a Hitler lo hubieran aceptado en la academia de artes, nos hubiéramos ahorrado la segunda guerra”

“Nadie nace bueno o malo. Pero nacemos sin pecado”

“Yo nací sin traumas. Es una tragedia. Cuando eso ocurre debían cargarnos con traumas. Como no ocurrió he tenido que inventar mis propios traumas”

“Nos inventamos el pasado. Seleccionamos lo que vamos a recordar. El recuerdo no es preciso, lo inventamos”

“Las nociones del futuro son equivocadas”

“El trabajo es más divertido que la diversión”

“Mis mejores lectores no son académicos, son sólo lectores”

“Un día un ciclista se me acercó en su bicicleta, yo pensé que me iba a atacar. Me dijo: Su libro, es un libro del putas. Es lo más maravilloso que nos puede ocurrir a los escritores”

“Llegar al lector común, es lo mejor”

“Son mas reales los personajes de un libro, que las personas que viven con uno”
Con la introducción de su profundidad en éstas frases, incursioné en ORDENES SAGRADAS escrito por Benjamin Black y traigo ésta corta reseña:
Es una nueva forma de la novela negra. Un médico legista se encarga de encontrar y develar el misterio en una investigación donde el inspector casi no interviene.
Muy sui géneris su estilo al efectuar una investigación. Leyendo lo que le dice el cadáver. Escuchando lo que diga su hija. Extraño y personal. ¿Qué abusos sufrió Quirke en su infancia? ¿El asesinado Minor era homosexual?
La novela es diálogo. Importando tanto o más la sicología del forense que la del muerto. 
¿Las investigaciones judiciales son así? ¿Sin premura? ¿Lo buscado llega sin buscarlo? Nuestras investigaciones en Colombia eran mas punzantes, apremiantes en mi época. Una relación llevaba a la próxima. El papel impulsaba a un nuevo paso para descartar. 
Antes de absolver el meollo, surge de esa vida novelada otra relación homosexual.
Pero no existe frialdad y lejanía de la realidad, al ir ocurriendo el relato. Por el contrario la vida con sus pequeñeces, oscuridades y colores se incrusta en la narración casi en tiempo real. Lo único truculento es la forma como llega la verdad al forense con sus alucinadas intuiciones.
Pero la vida parece importarnos más con sus falencias y traumas escolares de curas pederastas, haciendo parte del personaje investigado con su propia hija, donde surge como sátira su palabra contra la iglesia.
Paciencia, sapiencia y mucha profundidad humana es la que encuentro en Banville vuelto Benjamín Black. Vuelto Quirke.
No es un mundo aparte. No está en color sepia. Es un mundo real donde ocurren sus novelas negras.