Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

El Rincón del Poeta

  • 2 Minutes
  • 0 Comments
El Rincón del Poeta
By Libros y Letras 17 de diciembre de 2012
  • Views: 11

El pajarito y el alimoche 

Felipe Valdivia 
Santiago, Chile 
El pajarito canta a medianoche, 
desde su sitio sobre el nido, 
y provoca un ensordecedor ruido, 
que no deja dormir a los otros pajaritos por ese boche. 
Duerme de día, despierta de noche, 
porque se enamoró perdidamente de un alimoche 
que viajó de España a América, 
impulsado por la fuerza magnética de su corazón, 
que al llegar una noche, 
conoció a ese pajarito, 
que cantaba dulce y despacito. 
Se miraron los ojitos, 
Sus plumitas y piquitos, 
tantas diferencias de esos seres chiquititos, 
y al descubrir el pajarito en medio de la noche 
que se trataba de un alimoche, 
quiso decir adiós y buenas noches. 
Después de una media vuelta indiferente, 
el pajarito escuchó al alimoche cantar agriamente, 
pero el silbido del ave rapaz se convirtió galante, 
en una sinfonía de primavera, 
que al pajarito lo engatusó, 
y al acercarse a él, con el pico lo atusó. 
Acostándose sobre el nido, 
actuaban como únicos testigos, las sombras de la noche, 
y desplumando cada uno su vestido, 
la pasión se convirtió en melancólico gemido, 
y desnudos frente a frente, macho versus macho 
no tardaron en formar un quejido, 
porque se habían enamorado sin conciencia 
de convertirse en marido y marido, 
y el alimoche y el pajarito 
se desplumaron nuevamente 
saboreando el néctar de cada corazón, 
se acariciaron tiernamente, 
dejando atrás esa maldita desavenencia, 
entendiendo que el amor, 
es más fuerte que una inaudita diferencia.