Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Entrevista, Marco A. Velilla

  • 6 Minutes
  • 0 Comments
Entrevista, Marco A. Velilla
By Libros y Letras 21 de marzo de 2014
  • Views: 11

No. 6.642, Bogotá, Viernes 21 de Marzo de 2014 
El conocimiento de los hombres y de las costumbres es el primer principio y el principal manantial del bien escribir 
Horacio.
Marco
A. Velilla
Magistrado
del Consejo de Estado
“La
ética es la proyección de la competencia comunicativa del individuo para la
convivencia racional”
Por: Jorge Consuegra (Libros
y Letras) – Parte I
– ¿Por qué los hombres son tan “esquivos” con la ética?
– La ética implica responsabilidad y
solidaridad. La ética implica la necesidad de desarrollar las potencialidades
del espíritu humano y de hacer propio lo que dignifica a la persona en su
existencia total. Las dificultades del auto-conocimiento y del auto-examen
entorpecen la lucidez ética, a la vez que debilitan la resistencia a la
barbarie interior. La ética consigo mismo, en el sentido en que comporta
lealtad, honor, responsabilidad, conduce finalmente a una ética para con el
otro. Todos tenemos la capacidad de repensarnos y de estar en esa permanente regeneración,
pero ello implica mayor exigencia con nosotros mismos, y por ende, un
constante  crecimiento psíquico no solo
como individuos, sino también en lo que respecta a cómo debemos comportarnos en
la sociedad y en la comunidad, para así respetar y vincularnos con los nuestros
y, con los otros como legítimos otros. La ética hacia el otro, no debe ignorar
la necesidad de todo individuo de ser reconocido en el sentido hegeliano del
término, es decir,  como sujeto humano,
por otro sujeto humano. Esto es lo que Hegel 
denomina,  “el reconocimiento
mutuo de dos conciencias”
Edgar Morin plantea que “aún estamos en la
prehistoria del espíritu humano y en la edad de hierro de la civilización”. La
humanidad tiene cada vez que estar más convencida de que no puede existir
verdadero desarrollo profesional, científico, económico, social o político, si
persiste en algunos individuos semejante subdesarrollo humano. Creo que en la
medida en que, cada vez más individuos, asimilemos que “la ética paga” en todas
las actividades del quehacer humano, nos iremos 
integrando y reconociendo en una verdadera política de civilización y de
humanidad, lo que  nos permitirá avanzar
sin duda, como integrantes de una especie superior a los animales.
– ¿Uno de los fundamentos de su libro La ética y la defensa de lo público
tiene que ver algo con la propuesta de Fernando Savater sobre la
“urgencia” de diseminar e inseminar la ética?
– Por supuesto, tanto con Fernando Savater
como con el  más importante pensador
francés vivo, Edgar Morin. De ambos filósofos que han dedicado parte importante
de su obra a la ética, esta obra de construcción colectiva, busca implementar
con referentes existenciales próximos, reales, una gran operación de pedagogía
igualmente colectiva, al señalar que en el mundo de la sensibilidad, de la
ciencia, del periodismo, así como en cualquier actividad humana existen
paradigmas, existenciales con sentido ético, y que la ética, al obligarlos a
ser coherentes consigo mismos, con los suyos y los otros, ha constituido una
herramienta imprescindible para consolidarse en diversas disciplinas y
sectores. Como señala el ex presidente Betancur en un artículo que denominó
“Una pedagogía ética para el siglo XXI”: “En definitiva, la ética es la
proyección de la competencia comunicativa del individuo para la convivencia
racional”. Todos estos pensadores coinciden 
en esta necesidad,  de modo que la
obra lo que hace es tratar de desarrollar una estrategia de ética aplicada,
atendiendo  a la complejidad de lo real,
tanto en cuanto a los ejes temáticos -como el lavado de activos, la
contratación pública, la tenencia ilegal de la tierra o las pirámides
ilegales-, como a las  disciplinas del
conocimiento. La urgencia “es manifiesta” y, las vías son múltiples, ya que
depende de los diferentes escenarios mentales hacia dónde va dirigido el
mensaje. Por ejemplo, la música, la iniciación literaria, la expresión corporal
y, la expresión grafico plástica, entre otras, pueden contribuir a captar más
efectivamente la propuesta ética.
 – ¿La Corporación Complexus
continúa trabajando sobre las diferentes aristas que tienen que ver directa e
indirectamente con la ética?
– En efecto, Complexus que etimológicamente
significa “lo que esta tejido en común”, fue creada por un grupo de
intelectuales de diversas disciplinas, así como por  ex rectores universitarios que, con el apoyo
de Savater, Morin y Betancur, se propusieron darle continuidad a un proceso que
se inició en 26 regiones del país en el año 2009. De igual manera,
instituciones como la
Contraloría General
de la República, han
considerado especialmente valioso cooperar en este proceso, para el que hemos
contado con la generosidad de los coautores, por lo que nos disponemos a lanzar
cátedras itinerantes en siete ciudades del país, en una primera etapa, que
pretende que los  valores locales puedan
integrarse a esta obra que siempre será inacabada, por las mismas  razones que he expuesto. Por ello mismo, es
importante que entidades como las universidades, Cámaras de Comercio u otras
entidades sin ánimo de lucro, se empoderen de estas “cátedras”, y les impregnen
su propia dinámica, según las características propias de los contextos
territoriales,  a fin de que exista una
masiva participación de las nuevas generaciones.
– ¿Por qué se cree que la ética tiene mucho
que ver únicamente con lo público y lo político?
– Como señala Edgar Morin, las grandes
finalidades éticas necesitan siempre una estrategia, es decir, una política; de
igual manera, la política necesita un mínimo de medios y de finalidades éticas.
Morin también advierte que las reformas políticas solas, o las reformas
económicas solas, o las reformas educativas solas, siempre fracasaran. No puede
haber reforma política sin reforma del pensamiento político, lo que supone, a
su vez, una reforma del pensamiento mismo, que también presupone una reforma a
la educación, la que a su vez implica una reforma política. Ya decía Heráclito
en el siglo V antes de Cristo que “todo es una sola cosa”.
Nota: mañana la última
parte.