Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Entrevista, Marco A. Velilla

  • 6 Minutes
  • 0 Comments
Entrevista, Marco A. Velilla
By Libros y Letras 22 de marzo de 2014
  • Views: 19

No. 6.643, Bogotá, Sábado 22 de Marzo de 2014 
No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan 
Jean-Paul Sartre.
Marco
A. Velilla
Magistrado
del Consejo de Estado
“La
ética es la proyección de la competencia comunicativa del individuo para la
convivencia racional”
Por: Jorge Consuegra (Libros
y Letras) – última parte
– En su libro se aborda un tema interesante como es la ética y la
cultura ¿Por qué?
– Como ya mencione, creo en la potencialidad
de las diversas manifestaciones culturales para inseminar y diseminar la ética.
Son bien conocidas experiencias como las de las fundaciones Batuta y Amadeus en
cuanto a la música como factor de transformación del imaginario de los niños en
comunas donde antes, solo se proponía una cultura mafiosa. Es así como  la iniciación literaria  y la poesía, por ejemplo, pueden constituir
vehículos, que al insertarse en diversas culturas, países, y épocas, puedan
transmitir historias de gratitud, de libertad, de lealtad, de amistad y
solidaridad. Ello de suyo, insinúa nuevos caminos  dirigidos a reformar el pensamiento de  los niños y jóvenes que tendrán que dilucidar
soluciones éticas a los grandes desafíos planteados por el inmediato desarrollo
científico y tecnológico,  por  dar tan solo un ejemplo.
– ¿Cuál fue la mayor dificultad que encontró en la estructuración del
libro?
– El concebir la estrategia para que pudiera
ser interinstitucional, multidimensional y multireferencial. El Estado ataca
siempre algunos fenómenos complejos, con programas parciales, visiones
unidimensionales, mas no con  una
estrategia que permita a todas las entidades del mismo Estado, combinar los
esfuerzos, y según sus competencias constitucionales y legales, por encima de
quienes sean las personas que transitoriamente están ejerciendo las mismas, o
del funcionario del Estado del cual 
dependen administrativamente. Lograr que la obra fuera de interés para
diferentes disciplinas era un desafío indudable, lo mismo que el lograr que hubiera
una toma de consciencia referida a que las estrategias de lucha contra la
corrupción obedecen a un nuevo enfoque institucional, interinstitucional e
intersectorial.
– ¿Definitivamente este un libro para especialistas?
– Esta obra es un punto de partida sobre él,
que los especialistas podrán profundizar y complementar en sus respectivos
contextos, una vez asimilada la propuesta de construir colectiva e
interdisciplinariamente en los términos anteriormente expuestos.
– ¿Cómo surgió la idea de su otro libro El Derecho económico y los negocios?
– El libro de Derecho económico y de los negocios es el resultado de veinticinco
años de reflexiones sobre este tema que tuve oportunidad de estudiar a
profundidad en Francia, y que me permitió crear el primer departamento de
derecho económico que hubo en Colombia, así como las primeras especializaciones
en estas materias. Contamos así con una obra que pretende conceptualizar en los
principales capítulos que tiene este tema, propiedad industrial y su
contratación, derecho de la competencia y derecho de los consumidores. De igual
manera habla, acerca de la necesaria interdependencia que hay entre todas estas
cuestiones, dentro de una constitución económica.
– ¿Cuál es el objetivo que plantea el libro?
– Llamar la atención sobre que el derecho
puede ser un instrumento de desarrollo económico, o un obstáculo al cambio
social. La correcta elaboración de las normas jurídicas es fundamental para
implementar el desarrollo científico, económico y social, y una norma mal concebida
puede constituir un freno, en lugar de una aceleración a ese mismo desarrollo.
Por otra parte, una sentencia descontextualizada, carente de pertinencia o de
base científica, puede distorsionar la realidad y convertirse en un ejercicio
retórico, improductivo que subvierte la realidad, sin que quien se fundamenta
en un conocimiento simplemente libresco, lo pueda imaginar.
– ¿El libro va dirigido únicamente a especialistas en Derecho y
Economía?
– Creo que la innovación, la competencia y
los derechos de los consumidores hace que muchas disciplinas se interesen en el
denominado derecho del mercado. Igualmente, es importante que todos los
sectores de la actividad económica, asimilen la profunda transformación que ha
tenido el papel del nuevo Estado,  y por ende,
del derecho administrativo en su relación con el denominado derecho privado, lo
que requiere “memoria de lo pasado, conciencia de lo presente, e inteligencia
de lo futuro”. El derecho es un instrumento de desarrollo de todas las
actividades humanas, pero a su vez tiene una gran incidencia en las políticas
públicas y en la microeconomía, porque aporta valores que no capta la economía
de mercado,  y que siempre deben
propender por el bienestar de la persona. Lo anterior conlleva  a que deban adoptarse equilibrios  en materia de desarrollo minero-energético y
de medio ambiente, por dar un ejemplo; E igual manera, se aspira a que se
estimule una verdadera competencia innovadora donde se proteja a los creadores,
pero sin esquilmar a los consumidores como ha sucedido con los medicamentos en
muchos casos.
– ¿Sus libros hablan de su experiencia como asesor en la presidencia de
la República?
– En forma directa no. Ahora soy mucho más
consciente de todo lo que carecía en aquella época. Agradeceré siempre a quien
me permitió introducirme en el pensamiento socrático y en la importancia de una
visión de Estado. “Solo sé que nada se pero se mas que mis adversarios, que no
saben que nada saben” Al fin y al cabo la ética de la comprensión, el
auto-examen y la autocrítica, nos conducen necesariamente a comprender la
incomprensión, pero es necesario que algo como un gran desafío, o alguien como
un gran estadista, te introduzca en el camino 
cuando estás aún vacilante, para después intentar hacer camino al andar.