Un Punto de convergencia para toda forma de literatura


Por: Liz Roncancio.


El pasado 22 de julio se cumplió el Punto de Convergencia No 100, con la asistencia masiva de escritores de Argentina, Bolivia, Chipre, España, Grecia y Colombia. No podía ser otro el lugar designado para realizar estos encuentros literarios, que el edificio donde funcionó hace unos años la emblemática librería Buchholz, que a partir de la década de los 50, por culpa de su propietario, un librero berlinés refugiado en Colombia, la convirtió en epicentro de la intelectualidad bogotana; llegó a esta capital para continuar con el movimiento literario y editorial que lo sacó de Alemania en tiempos de la era Nazi. Karl Buchholz, fue además por muchos años editor de la Revista Eco y una figura social indiscutible del mundo de los libros; desde ese edificio de la Avenida Jiménez con octava construyó una corriente de amantes de los libros. Allí en pleno centro de Bogotá, la librería aparecía como una torre de babel llena de magia y una atracción sin igual ejercida por los arrumes de libros que se veían a través de sus ventanales. Esta es la magia que un grupo de intelectuales quiso recoger para crear un movimiento literario rico y restaurador.

Punto de Convergencia, nació hace tres años de la mano del Editor Mario Torres Duarte, con el respaldo del abogado Francisco Leal administrador del Edificio Punto Theca, un cómplice perfecto para esta aventura. Y ha venido creciendo en audiencia y calidad. Ha sido escenario de escritores, -consagrados o aficionados- narradores, cuentistas, ensayistas o poetas de talla nacional e internacional (Juan Meneguin de Argentina, Malena Martinic de Chile, Margarito Cuellar de México, los colombianos Santiago Mutis, José Luis Díaz-Granados, Luis Darío Bernal, Walter Broderick, entre muchos otros, se han contagiado de ese encanto), que saben que compartir su producción y vivencias del mundo de las letras, hace parte de la magia y el arte de escribir. Acaso por locura, -escribió el escritor y compositor Fernando Linero en una semblanza sobre este espacio-; “Foucault nos dice, en ese libro envidiable de título “las palabras y las cosas”: las utopías permiten las fábulas, y los discursos se encuentran en el filo recto del lenguaje, eso lo sabe Mario, entiende que si un escritor no logra encontrar esos ámbitos, es probable que sus poemas y cuentos nazcan muertos”.

Por ello, cada viernes, con invitados diversos, en el piso 5º de este edificio que aún conserva aromas de bibliófilo, se enciende el entusiasmo que genera compartir el trasegar, el vivir, y el imaginar para escribir. Punto de Convergencia mantiene sus anclas elevadas para todos los escritores que quieran viajar por este espacio cálido y personal, en un edificio que guarda el asombro de los libros, los únicos que no nos permiten sucumbir ante el tiempo y la nostalgia.

No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.