Entrevista. Si en algo Colombia tiene una buena imagen, ha sido en literatura: Jorge Franco

Entrevista. Si en algo Colombia tiene una buena imagen, ha sido en literatura: Jorge Franco
Jorge Franco 

Por Ileana Bolívar R.

No podía haber escenario más perfecto que una librería en Bogotá para un encuentro con Jorge Franco. No hubo cita previa, simplemente un tema en común nos reunió: su obra y la literatura. Y cuando se tiene la oportunidad de hablar con un escritor como él, el tiempo pasa (casi) desapercibido y el diálogo se vuelve cercano y enriquecedor. Y es que si algo lo caracteriza es la calidez con la que recibe a sus lectores. Para él, son lo más importante en el resultado de una obra literaria. Y así lo ha demostrado con cada libro que publica, llegando a un amplio y diverso público en todo el mundo gracias a la traducción de casi toda su obra al inglés, alemán, portugués, holandés, francés, griego, chino, japonés, italiano, polaco, hebreo y turco.


Mientras nos disponemos a entrevistarlo, Jorge Franco se toma el tiempo necesario para hablar con sus lectores, atender a los jóvenes que se le acercan y le piden un autógrafo o una foto. Y su calidez irradia.

Finalmente llega nuestro momento y se dispone, sin prisa alguna, a contarnos varias curiosidades como su pasión por los diccionarios. Tiene una enorme colección que incluye uno de Shakespeare, otro de El Quijote y hasta uno sobre terminología para contar el amor. Los consulta a diario y se han convertido en una importante fuente a la hora de construir una historia.

Aunque poco nos adelantó sobre la publicación de su próximo libro, cuya obra debió interrumpir en el 2014 cuando ganó el Premio Alfaguara de Novela con El mundo de afuera, la historia se desarrolla en la Medellín más reciente con los cambios tan profundos que ha tenido.

En El mundo de afuera nos mostró a la Medellín de los años 60 y 70, muy ajena al narcotráfico, en donde era un paraíso vivir. Luego, en Rosario Tijeras narra el conflicto en el que la ciudad entra con la aparición del narcotráfico, años locos que se vivieron en la década de los 80 y comienzos de los 90. A diferencia de estas dos novelas, Jorge Franco siente que debe cerrar ese capítulo con su ciudad y por eso intentará contar a la Medellín después de la resaca en donde hubo tantos muertos: “Le estoy echando una mirada como experimento literario para cerrar esa página con Medellín y explorar otros temas”.

Y aunque está convencido en hacer una pausa con este tema, afirma que en Colombia cada día salen temas relacionados con el narcotráfico: “Es un mundo mítico, lleno de historias absurdas, exageradas, propensas a dejarse contar por ser tan literarias y cinematográficas. Quisiera hacer una pausa pero creo que nos seguiremos contando a través del narcotráfico durante mucho tiempo”.


La literatura colombiana


Se siente orgulloso por lo que se está haciendo y afirma que “Si algo de Colombia tiene una gran reputación, es la literatura”, camino que abrió Gabriel García Márquez porque a partir de ese momento se comenzó a mirar al país con cierto interés. Esa labor literaria y bien representada la reiteran autores traducidos y editados en varios países como Laura Restrepo, Héctor Abad Faciolince y Evelio Rosero por nombrar algunos. Ellos han sabido plasmar nuestra idiosincrasia y, de cierta forma, “Rompieron con el prejuicio con que la literatura colombiana era realismo mágico y exótica”, dice Franco, y agrega que nuestra literatura es vista con mucha expectativa en el exterior.

Otro de los grandes aportes en el mundo del libro que resalta Jorge Franco, es el papel de las editoriales independientes. Es una labor juiciosa, dedicada, con calidad y con unos objetivos claros. “Aparecen como una alternativa para presentar una literatura que no tiene que ser necesariamente muy comercial. Son ellas las que se arriesgan a publicar a la literatura en su esencia novedosa, exploradora”.


Anécdota:


Antes de finalizar nuestro diálogo, una niña de unos 12 años, estuvo sentada al lado de Jorge Franco. Atenta lo miraba y lo escuchaba y esperó hasta el final para preguntarle al escritor cómo construía sus historias, cómo inventaba los personajes y qué le gustaba de escribir. Y su calidez vuelve a irradiar: “Para mí el momento más importante de cada día es cuando prendo el computador y me siento a escribir una historia. Es la materia que me mueve todos los días”.

La niña, el escritor, la lectura, los libros y sus historias, ese día, se cruzaron…

Disfrute de la entrevista completa en nuestro canal de Youtube:





No hay comentarios:

'; (function() { var dsq = document.createElement('script'); dsq.type = 'text/javascript'; dsq.async = true; dsq.src = '//' + disqus_shortname + '.disqus.com/embed.js'; (document.getElementsByTagName('head')[0] || document.getElementsByTagName('body')[0]).appendChild(dsq); })();
Con la tecnología de Blogger.