María José Navia: un lugar en la literatura


Por: Pablo Concha*

María José Navia (Santiago de Chile, 1982) es autora de la novela Sant (Incubarte Editores, 2010) y del libro de cuentos Instrucciones para ser Feliz (Sudaquia Editores, 2015), su tercer obra, Lugar (Ediciones de la Lumbre, 2017) acaba de llegar a su segunda edición en Chile gracias a una calurosa acogida de público y crítica.

La escritora (que además es docente universitaria) tiene una manera de enfrentar la literatura bastante entusiasta y estimulante. En las reseñas que escribe en su blog (https://ticketdecambio.wordpress.com/) y en los medios culturales donde es frecuentemente invitada, siempre es evidente su inmensa erudición (equiparable quizás solo con la del gran escritor argentino Rodrigo Fresán), las referencias a la cultura popular (en particular el cine, las series de Tv y la música rock), su torrencial pasión por la lectura, la escritura y la constante, interesante y valiosísima recomendación de libros y autores tanto en español como en inglés. La autora próximamente debutará como traductora (siguiendo los pasos de otros importantes narradores de nuestra lengua que han acometido dicha labor con anterioridad como Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Rodrigo Fresán, Javier Calvo, Juan Cárdenas, Liliana Colanzi, etc.) con la publicación de Nevada de Claire Vaye Watkins para Laurel Editores.

Con antecedentes así, no es extraño encontrarse una obra tan sólida al leer Lugar, la cual nos muestra mujeres que emocionalmente están fracturadas, malheridas, pero cuyo mundo interior es tan rico que de alguna manera, en medio del dolor y de una profunda soledad, continúan en la búsqueda y en la lucha por hallar ese lugar que todos buscamos y anhelamos. María José Navia va directo al corazón de sus historias, narrando con precisión y claridad los pequeños rituales que estas mujeres ejecutan para seguir formando parte del mundo, ilustrando esa particularidad que las diferencia de otros (aunque eso mismo las aleje) pero que igualmente las vuelve entrañables. Su pluma logra que nos identifiquemos con sus protagonistas y entendamos parte de su desconsuelo. El tono narrativo que emplea es neutro y las imágenes que nos revela en ocasiones resultan desgarradoras. Cada relato es contado en pequeños fragmentos (retazos de vidas), en muchas ocasiones flashbacks, que recuerdan algunas veces a la forma de narrar de Vonnegut o Cheever y que facilitan y hacen amena la lectura. De esta forma, encontramos cuentos como Aquí (dedicado a los escritores Liliana Colanzi y Edmundo Paz Soldán), donde una mujer joven, Rebeca, asiste a un grupo de ayuda para adictos al nomadismo ya que lleva más de tres años viviendo en casas de extraños por cortos períodos, armando una pequeña vida por unos meses y luego mudándose a un nuevo sitio. O Cera, donde una esteticista trata de lidiar con el vacío y entumecimiento emocional que le dejó la muerte de su pequeño hijo torturando a las clientas ricas que van al salón de belleza a depilarse. O Instrucciones para ser Feliz, donde una norteamericana que da clases en un instituto de Chile pasa sus horas de almuerzo junto a una anciana que está internada en una residencia (y a quien no conoce de nada) como forma de enmendar el hecho de no haber podido asistir al funeral de su adorada abuela por encontrarse viajando al otro lado del planeta.

En las historias de Lugar hay dolor, tristeza, desencantos, momentos difíciles que nos dejan vislumbrar las complejidades de la psique femenina, pero también hay esperanza e ilusión.

(Un dato curioso: Lugar se encuentra disponible también en formato de audiolibro, leído por la misma Navia, si quieren pueden escucharlo en el siguiente enlace: https://bit.ly/2Bhxrb6)

Para los que aún no conocían o no habían querido leer a María José Navia, Lugar es un buen punto de partida y un libro de cuentos muy interesante. Es una escritora que vale la pena explorar, una mujer que “respira y desborda” literatura y se siente dichosa de hacerlo. Y lo mejor de todo, lo contagia. Léanla.


*PABLO CONCHA.

Escritor colombiano, autor del libro de relatos La otra luz.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.