Buen mensaje de Año Nuevo

Por: Luis Fernando García N.
Aunque entre los sentidos modernos que se da a venturoso está el de borrascoso, tempestuoso, sigue perdurando aquel viejo de felicidad, de buena suerte y a él me remito en este pequeño mensaje. Es una ocasión, además, para manifestar gratitud, esperanza, permanencia. Y todos los años, que pasan como un torrente, ofrezco a mis amigos y a todos los seres humanos, este saludo con la firme convicción de que en él está planteada la idea de tranquilidad. Poco y todo a la vez. Un deseo, o quizás la revelación de un sueño. Lo demás viene por añadidura. La tranquilidad, que es la cualidad de tranquilo, nos remite a las personas que toman las cosas con tiempo, sin agobios, sin nerviosismo, sin preocuparse por quedar bien o mal ante los demás. Por eso es un sueño, que aunque aquí lo deseo, con frecuencia no lo practico. Quiero que el 2015 sea ese año distinto, pleno de buenos augurios, de disposiciones y entregas, que al final, cuando estemos en estas mismas fiestas, podamos pensar más en nosotros mismos que en la dura prueba del consumismo, ese alarde frecuente que tenemos de comprar y tenerlo todo, cuando al frente de nosotros están las cosas bellas y no las efímeras, cuando tenemos otras oportunidades más simples de vivir, de respirar otros aires y otras sensaciones. Al frente tenemos la vida y en ella tenemos que solazarnos para no irnos de este mundo sin el disfrute que él mismo nos ofrece con tanta sencillez. Un libro o muchos libros, los eternos paisajes y la vida de quienes nos acompañan son proporcionados elementos para que el venturoso que anhelo sea el de la buena suerte, la felicidad y no el de borrascoso o tormentoso que se ha agregado con el paso del desarrollo y de los años…

Deja un comentario