Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Daniela Garavito habla de cómo pudo ilustrar el libro Ser colombiano es un acto de fe

  • 6 Minutes
  • 0 Comments
Daniela Garavito habla de cómo pudo ilustrar el libro Ser colombiano es un acto de fe
By Libros y Letras 22 de mayo de 2014
  • Views: 38

No. 6.704, Bogotá, Jueves 22 de Mayo de 2014
Daniela
Garavito
habla de
cómo pudo ilustrar el libro
Ser colombiano es un acto de fe
de Juan
Camilo Rincón


Lo más difícil del mundo de la
ilustración es que es tan extenso, que es imposible no sentirse como un punto
insignificante dentro de una infinidad de posibilidades
Por: Jorge Consuegra (Libros y
Letras)
Su vida, aunque no empezó con
los libros, sí estuvo sumergida con los lápices y los espacios que le quedaban
libres en sus cuadernos de tareas ya pasadas. Siempre dibujaba, dibujaba, sin
cansancio, hasta que un día decidió meterse de lleno a este mundo de la
imaginación para resultar siendo una incomparable ilustradora.
    Su más reciente trabajo fue para el libro Ser colombiano es un acto de fe. Borges y
Colombia
del periodista y escritor Juan Camilo Rincón en donde aparece en
primer plano el poeta y narrador argentino y al fondo la capital colombiana.
¿Qué es lo más complicado del mundo de la ilustración?
– En el mundo del arte hay grandes mentes, grandes generadores de
imágenes que son una constante competencia, pero que a la vez sacan lo mejor de
uno, inspirándolo e invitándolo a ser cada día mejor. Lo más difícil del mundo
de la ilustración es que es tan extenso, que es imposible no sentirse como un
punto insignificante dentro de una infinidad de posibilidades. Hay tanto
material, tantas ideas, tantos conceptos, tantos colores y formas, que es
difícil no sentirse abrumado frente a su vasto universo.
– ¿Cuándo cree usted que nació en este mundo de las imágenes?
– Nací en él desde que tengo memoria. Desde que puedo recordarlo,
dibujo y genero imágenes; siempre fue algo natural. Con el tiempo se fue
volviendo consciente y así siento que he ido madurando poco a poco en él…
aunque realmente siento que me faltarían siete vidas más para poder aprender y
poner en práctica nuevas cosas.
– ¿Cuándo empezó a hacer sus primeros trazos con el lápiz?
– Desde las cartas de navidad que le hacía a mi abuela, hasta los
cuentos cortos que ilustraba cuando no me gustaba poner atención en kinder. No
puedo recordar con certeza cuándo fueron mis primeros trazos, pero lo que sí sé
es que siempre me ha gustado sentarme frente a la ventana a dibujar recorridos
imaginarios.
– ¿Qué es lo más fascinante de estar “ilustrando” el mundo? 
– Lo más fascinante es poder tener la libertad de generar mundos
paralelos, generar recorridos imaginarios, parajes, historias que no se
encuentran en nuestra realidad o que se sienten y se perciben muy diferentes.
Es un escape, una razón para sentir que todo puede estar mejor.
– ¿Para una buena ilustración es bueno aceptar el sacrificio de
dibujar, borrar, volver a dibujar y así hasta el objetivo final?
– Definitivamente. Al menos en mi caso, siento que las primeras imágenes
son una visión lejana de lo que termina siendo la imagen final. Es de ensayo y
error, es de desprenderse un poco para poder cambiar y moldear la idea
inicial… para evolucionar y no quedarse estancado.
– ¿Qué la inspiró para ilustrar la portada del libro Ser colombiano
es un acto de fe
, además de la figura central, Borges?
– Me inspiró Juan, el autor del libro, con su particular y
coincidencial gusto por los gatos. Me inspiraron Bogotá y su Monserrate,
erguida y siempre vigilante. Realmente el título del libro ya me daba pistas
claras de lo que quería traducir al dibujo: esa idea inusitada de una Bogotá
abrazada, intrincada, amarrada, alentada por la genialidad de Borges.
– ¿Cuánto tiempo le demandó ilustrar esta portada?
– Fue un proceso bastante largo. Desde el nacimiento de la primera idea
de imagen, hasta la finalización, fueron seis meses aproximadamente. Y hablando
del proceso técnico de traducir la idea definitiva al papel, después de bocetar
muchísimo, fueron dos o tres semanas.
– ¿Qué elementos importantes tiene la misma? 
– Elementos técnicos: el tamaño: 30 x 60 cm., el puntillismo, la trama,
la mancha de tinta que se derrama sutilmente por la espalda de Borges
salpicando el papel. Un factor importantísimo es la ausencia del color: la austeridad
de la composición centrada, cada elemento unido al otro, la presencia del
cartel y de la tipografía incluida dentro de la imagen. Y en cuanto a los
elementos simbólicos, por llamarlo de alguna forma: Bogotá, la presencia felina
y Borges, por supuesto.
– ¿Qué otros trabajos de ilustración ha presentado últimamente?
– Recientemente presenté el proyecto más importante de mi vida:
www.invencibles.org . Este fue mi proyecto de tesis pero también es un proyecto
vitalicio. Es un espacio en el que se denuncia y se rompe el silencio contra el
abuso sexual. En él ilustré testimonios de sobrevivientes al abuso sexual,
generé una campaña a través de postales repartidas en la calle, donde se
divulgaría información a cerca de esta guerra invisible que hemos vivido desde
que existimos, y se abrió un espacio en el que las personas pueden denunciar
anónimamente cualquier situación relacionada con el tema. Próximamente se hará
un diálogo en un colegio en Engativá, y estoy realmente emocionada con la idea
de extender el proyecto a jóvenes que hasta ahora se enfrentan al mundo.
– ¿Qué está ilustrando actualmente?
– Estoy ilustrando libros de enseñanza, en asociación con una gran
escritora de cuentos infantiles llamada Lina Barrera. También estoy en proceso
trabajando con ACNUR y algunas ilustraciones para el Día Mundial del Refugiado.
Por último, se están cocinando proyectos personales para hacer una pronta
exposición de retratos de hijos y padres. Y por si acaso, estoy alzando vuelo
con mi banda La Ramona,
de la que pueden oír noticias, música y futuros eventos en
www.facebook.com/laramona2013