Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

El regreso a Galilea por Pérez Alencart

  • 4 Minutes
  • 0 Comments
El regreso a Galilea por Pérez Alencart
By Libros y Letras 18 de mayo de 2014
  • Views: 10

Por: Harold Alvarado T.
Una editorial madrileña y otra salmantina han
publicado esta primavera el último libro de versos de Alfredo Pérez Alencart: Regreso
a Galilea
, siete poemas del peruano en traducciones al árabe, hebreo,
inglés e italiano, ilustrados con preciosas viñetas de Miguel Elías. El volumen
fue presentado en Meghar, una pequeña aldea al norte de Galilea, habitada por
drusos, musulmanes y cristianos, vecina a los Altos del Golán y el lago de
Tiberíades, donde hace tres lustros se reúnen anualmente variados grupos de
poetas árabes y judíos demostrando que la convivencia en la diversidad, de
lenguas e ideologías, es posible incluso en Israel. En esta ocasión también
participaron bardos de Noruega, Italia, Suiza, China, Albania, Eslovenia y
Jordania.
Regreso a Galilea tiene doble significado. Es un manojo que permite
gustar la polisemia que ofrecen las traducciones simultáneas de un poema,
brindando intuiciones que el texto original en español parece retener, al tanto
que enriquece su elucidación, en este caso, las invocaciones que el poeta,
creyente y peruano, hace de sus ansias de confraternidad entre los seres que
habitaran las regiones donde El Galileo predicó.
I saw things
that are unseen
and clothed myself
in
righteousness,
loving in flesh
and spirit,
as signs
of what took place
in me.
And rather than
repeating words
I sanded them
smooth,
like a humble
carpenter
in his workshop.
[Stuart Park]
Fratello,
sia tu dove sia,
apri i pugni
e che non tornino
armi nelle tue
mani,
che la lotta
non insista nell’
avvicinare
distanze,
che soltanto le
parole
si alzino e
convincano
che convincano le
tue parole,
non i colpi né gli
ordigni,
e che in te si ingigantisca
la benevolenza.
[Stefania di Leo]
 Quizás mejor que en otras de las publicaciones
de Alencart, en Regreso a Galilea se constata la calidad de su escritura
y la constancia de su mensaje cristiano. Las traducciones refrendan la
diversidad y tesitura de su lengua española, al tanto que los códigos que
formula, — la pobreza de bienes entre la holgura del buen vivir nos hace
dignos de la vida; Eva replica el mundo para perpetuar la salvación del cuerpo
por la vida eterna
,– confirman su indeclinable militancia y convicción
religiosa. Hechos que señalan cómo nada es ajeno al poema, siempre y cuando, su
sintaxis y prosodias alcancen cimas y simas de estremecimiento.
Galilea, situada al norte de Israel, entre el
Mediterráneo, el mar de Galilea y el Valle de Jezreel es una región de colinas,
con un río de numerosos afluentes y arroyos, fértiles llanuras y áridas
montañas, donde, según la tradición, en Tabor, ocurrió la metamorfosis de
Jesús, cuando en presencia de Pedro, Juan y Jacobo, habló con Moisés y Elias.
Allí, al pasar por la orilla del lago, mientras los pescadores estaban
arreglando las redes, los llamoì, y ellos lo dejaron todo y le siguieron. Los
apóstoles eran oriundos de Galilea, los evangelios mencionan algo más de cuatro
centenares de lugares de esa región donde ejercieron su magisterio. “Volver
a Galilea quiere decir releer todo a partir de la cruz y de la victoria. Sin
miedo, no temáis
”, dijo esta pascua de resurrección Jorge Mario Bergoglio.
Una relectura del signo de Galilea, que como
coincidencia aparece en Resistencia, el poema de Alencart. El hecho de
que los siete textos no solo estén impresos en español e italiano, sino en
árabe y hebreo, agregando a ello sus simbolismos, indica que el peruano
militante busca también la paz para una región de sufrimiento como la Palestina histórica,
humillada y despojada por el imperio de la codicia y la execración. He aquí la
metáfora profunda de este valioso librito de versos que desde el cantico
religioso agita las campanas de la paz entre los pueblos hermanos de Israel y
Palestina, con una Jerusalén para la concordia del hombre en la tierra.
Resistir al dolor, resistir al mal, eso grita el poeta.
 Día tras día
te persiguen los feroces
con sus gritos y condenaciones.
No toleran
el perfil invicto
de tus bolsillos vacíos,
el temple
de tu mucha exigencia
y el no mentir jamás.
¡Están perdidos
en su mal gobierno,
ansiosos por usar
sus hachas!
Hoy mismo tu voz
tuerce sus hablas
que no tocan verdad.
La tuya es la historia
de los que
resisten.