Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Entrevista, Giannmi Vattimo habla

  • 5 Minutes
  • 0 Comments
Entrevista, Giannmi Vattimo habla
By Libros y Letras 6 de mayo de 2013
  • Views: 11

Giannmi Vattimo habla 

Parte de la entrevista al pensador 
publicada por El Espectador. 
– Y como filósofo y “catocomunista”, ¿qué opina de que el Congreso colombiano haya hundido el matrimonio igualitario promovido por la comunidad LGBTI? 
– Aunque sea gay, no me casé y creo que ya estoy demasiado viejo para ello. Por eso no estoy demasiado interesado por la cuestión. Es interesante dar una forma legal a la convivencia de las personas del mismo sexo, porque implica derechos igualitarios para nosotros. Por ejemplo, si vivo con un chico y uno de los dos muere, el otro tendría que heredar, pero llega la familia oficial de la persona, se toma todo y lo deja sin nada. 
– ¿Y en cuanto al tema de la adopción? 
– Hay un tabú sobre la adopción. Dicen que se necesita una figura paterna y una materna, pero soy hijo de una viuda. Mi papá se murió cuando tenía año y medio. Dirán que por eso soy homosexual, lo que quiero decir es que hay mucha gente que crece de diferentes maneras. 
– ¿Los niños no necesitan padre y madre? 
– Me parece una tontería seudocientífica la idea de que un niño para crecer bien necesite un padre y una madre. Posiblemente necesita también un padre y una madre ricos. Y me da estupor la actualidad del problema en la política, porque siempre me he considerado parte de una minoría que tenía una vocación específica. No creo que mi homosexualidad sea una enfermedad a la cual tengo que adaptarme. Es una manera de vivir, que puedo considerar una vocación religiosa, una vocación de representar una forma de vida ejemplar para los otros cristianos, por ejemplo. 
– ¿Será más un tema de prejuicios? 
– Me siento como una minoría, no particularmente enferma, sólo un poco perseguida, como un judío en una sociedad antijudía, por ejemplo. Hay prejuicios antijudíos. Hay un Hitler que los mata. Si hay un prejuicio antihomosexual intento corregirlo presentándome como una persona con la cual se puede hablar, que puede hacer un trabajo, etc. Pero si hay una sociedad persecutoria, como la de Hitler en contra de los judíos, tengo que luchar un poco e intentar modificar las leyes. 
– Algunos comparan la falta de reconocimiento de derecho a los LGBTI con racismo. 
– Esta situación de que los homosexuales no tienen los mismos derechos que tienen las demás parejas es un poco de racismo, muy moderado, obviamente, porque no nos exterminan. Pero no se olvide de que en campos de exterminio nazi había también homosexuales, tenían una estrella rosa. En nombre de la igualdad, el derecho de una minoría tiene que ser respetado. Porque hay que reconocer que somos una minoría. No creo que la mayoría de la humanidad haya venido homosexual, aunque me gustaría bastante, pero eso es otra cosa (risas). En últimas, se necesita una legalización de estas convivencias. No sé si la llamaría matrimonio, porque eso es lo que escandaliza muchísimo, creo que se trata de adaptar incluso un poco nuestra terminología e inventar de pronto una solución que viene bien para el papa. No, no lo digo porque piense que el papa tenga que casarse. 
– ¿En qué momento habrá surgido este debate? 
– El problema es, ¿por qué el matrimonio tiene que ser un sacramento cristiano? Porque las bases evangélicas del sacramento del matrimonio casi no existen. Jesús fue una vez a una fiesta de casamiento en Caná y este es el punto de partida del sacramento del matrimonio. ¡Por favor! Si no ha dicho nada, no ha hecho nada. Ha podido ir a una fiesta de primavera, no sé, cuando la llegada de la primavera y ya sería un sacramento sólo porque Jesús asistió a la fiesta. Se podría insistir un poco sobre el hecho de que los sacramentos de la Iglesia tal vez son sólo una manera para solemnizar y dar contenido religioso a un contrato simplemente temporal, secular. Cuando firmo un contrato para comprar una casa no viene un cura a bendecir el contrato. 
– ¿Le parece semejante? 
– El contrato de matrimonio es un poco más como esto. Pertenece a una historia de secularización del cristianismo. Incluso la idea de reconocer que uno puede casarse solamente frente al Gobierno y no frente a la Iglesia. Si eres creyente, cristiano, se puede hacer matrimonio cristiano, pero si no crees o no te encuentras obligado en tu conciencia a celebrar un matrimonio religioso, puedes seguir reconociendo las parejas homosexuales como reconocimiento civil. Algo que diga que si hay matrimonio cristiano bajo el mando de la Iglesia no se celebra entre dos hombres o mujeres, simplemente. El papa, así como reconoce una distinción entre el orden civil y el religioso (el Gobierno y la autoridad del obispo), podría reconocer que hay una posibilidad de un contrato civil de este tipo.