Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Mitos modernos. Diálogo con la escritora Irene Reyes-Noguerol

  • 10 Minutes
  • 0 Comments
Mitos modernos. Diálogo con la escritora Irene Reyes-Noguerol
By Pablo Concha 21 de febrero de 2022
  • Views: 80
Irene Reyes-Noguerol, escritora española
Irene Reyes-Noguerol, escritora española

Libros & Letras conversó con la joven autora Irene Reyes-Noguerol en el Hay Festival Cartagena luego de su inclusión en la famosa lista Granta.

Por: Pablo Concha*

Las listas literarias son un fenómeno que se ha vuelto un tanto problemático; tiene, casi que a partes iguales, su cuota de justas elecciones, omisiones e inclusiones que siempre habrá quien considere dudosas o desacertadas. Es inevitable, ya que la unanimidad de satisfacción en la selección parece imposible de alcanzar, ya sea el listado de Bogota39, la lista Granta u otras menos prestigiosas. La joven autora española Irene Reyes-Noguerol (Sevilla, 1997) tuvo la fortuna de haber sido incluida en la última lista Granta, que se dio a conocer en abril de 2021 en Madrid. Esta selección se publica cada diez años y “propone los nombres de los autores jóvenes que se revelarán como principales voces de su tiempo”. Dicha inclusión, considerada entre las justas y acertadas, le ha abierto puertas a la escritora, lo que quizá no hubiera sido tan sencillo sin este reconocimiento; entre ellas, la invitación a participar en una serie de conversatorios en el Hay Festival Cartagena 2022. Reyes-Noguerol, autora de Caleidoscopio (Ediciones en huida, 2016) y De Homero y otros dioses (Maclein y Parker, 2018) cuenta con numerosos premios en concursos de relato nacionales e internacionales.

Antes de su charla con las escritoras Vanessa Londoño y Sara Jaramillo Klinkert en el Centro de Convenciones de Cartagena, hablamos sobre sus impresiones de estar en Colombia:


—¿Qué te ha parecido el Hay Festival, y Cartagena?

Estaba muy ilusionada por venir porque, efectivamente, es la primera vez que visito Colombia y Cartagena, por supuesto, y estoy absolutamente encantada con la ciudad y el festival. Nunca pensé tener la oportunidad de asistir a un evento como este, y mucho menos de tener la oportunidad de cambiar de continente. Tenía muchísimas ganas de venir y visitar la ciudad, así que es un gusto estar aquí hoy, y sobre todo, rodeada de tantos autores a los que admiro, respeto y he leído.


—¿Qué tanto te sorprendió el haber sido incluida en la lista Granta? ¿En algún momento esperaste esa noticia?

No, jamás. Yo nunca lo habría esperado; me parecía algo totalmente imposible, así que fue una sorpresa tremenda. Envié el libro porque mi familia, que es la que más me apoya, me animó a enviar mi segundo libro, De Homero y otros dioses, pero jamás hubiera pensado que tendría la oportunidad de estar en una lista como la de la selección de Granta, de manera que fue una sorpresa increíble. Yo no me lo creí hasta que dijeron ya mi nombre públicamente el día 7 de abril en el Instituto Cervantes en Madrid. Todavía tenía los nervios por si no me nombraban o sí…

Granta 23, Los mejores narradores jóvenes en español

 


—¿Por si todo era una equivocación…?

Sí, sí (risas)… ya había sido todo el proceso de edición, corrección y traducción, pero yo aún dudaba.


—Todavía existía la posibilidad de que hubieran cometido un error…

Por si hubiera la mala suerte de que de repente al final no esté yo ahí (risas)… sería algo rarísimo. Y eso sí me da un poco de pena, porque no he podido disfrutar lo que me hubiera gustado de toda esa experiencia, porque como no me lo creía de ninguna manera… me da un poco de lástima. He disfrutado el durante, estoy disfrutando muchísimo del después porque me ha abierto más puertas de las que tenía antes, pero esos meses en que mi familia y amigos estaban ilusionadísimos, creo que he sido la persona que menos lo ha disfrutado porque no me daba cuenta de lo que me estaba pasando.


—Para muchos lectores colombianos que aún no te conocen ni te han leído, ¿qué les puedes contar sobre De Homero y otros dioses?

Son historias con personajes totalmente cotidianos que podemos encontrar en nuestra familia, nuestros amigos, nuestro trabajo y nos están rodeando, convivimos con ellos todos los días, simplemente que tienen cierto referente con la mitología clásica. Por ejemplo, si estamos hablando de Hermes, el dios de los viajes, en este caso es un viajante de comercio, se está hablando desde la perspectiva de un hombre que tiene que viajar por trabajo continuamente en un avión, cuál es su visión del mundo. Son textos que se pueden leer sin ningún tipo de dificultad, son sobre la vida cotidiana, que al final es lo que a mí me interesa, solo que tienen este correlato con la mitología clásica, que es algo que siempre me ha apasionado mucho.

 


—¿Hay una relación estrecha entre las dos cosas?

Yo intenté no realmente reescribir esa historia otra vez en nuestros días, sino tomar una característica de estos personajes míticos, incluso de obras como La Ilíada y La Odisea de Homero, que me fascinan, tomar alguna característica de estos personajes y trasladarla a nuestro día a día, porque es una tradición que siempre he sentido muy próxima. Desde pequeña la escuchaba en los cuentos de mi madre que los intercalaba con las narraciones tradicionales y siento que es algo tan próximo a mí, que es parte de mi familia. Quería rendirle aunque fuera un pequeño tributo como es el de este libro.

Siempre he admirado a los escritores que tienen una preocupación especial por el estilo, como Cernuda, Lorca, Cortázar, Rulfo o Javier Marías. Creo que demuestran una sensibilidad particular a través del lenguaje y la forma, algo que respeto muchísimo y que me gustaría poder trasladar a mis textos. 


—¿Cómo fue el proceso de seleccionar el cuento que finalmente fue incluido en la antología de Granta?

Valerie Miles, que ha sido la persona con la que he tenido más contacto, y con quien estoy muy agradecida, nos propuso a mí y al resto de los autores —aunque realmente yo no sabía quiénes eran mis compañeros hasta la fecha de la revelación de la lista—, que planteáramos un cuento o un fragmento de novela, sin ningún tipo de limitación, simplemente que no fuera un diario sobre la pandemia o el Covid, para no insistir demasiado en la misma circunstancia siempre, porque evidentemente es algo que nos ha marcado muchísimo. Tuve la tarea de intentar escribir un nuevo texto que no tuviera relación con el libro anterior pero que sí fuera representativo del estilo o de la forma de escribir, pero tenía que ser un cuento nuevo o fragmento de novela. Así nace “Niños perdidos”, en este caso basado en biografías como las de Sylvia Plath y Anne Sexton; se presenta la relación entre una hija de siete años y su madre que tiene trastornos de personalidad, de manera que se muestra esta relación de amor-odio, ya que la niña la adora porque es su madre, pero la teme en los momentos más violentos y trata de proteger a su hermano pequeño. Esa fue la base del texto. Era una historia que siempre me había llamado mucho la atención, que además tiene este correlato bastante evidente con las vidas de estas dos autoras a las que admiro mucho e intenté a partir de ahí hacer una nueva creación o versión de la historia.


—¿Cuánto tiempo tuviste para escribir el cuento?

No recuerdo exactamente, algunos meses. Hubo tiempo para pensar, porque además yo suelo tardar muchísimo en empezar a escribir; creo que paso más tiempo dándole vueltas a la idea en la cabeza, intentando formar la estructura, las sensaciones, los ambientes, y ya la redacción ocupa unas tres o cuatro tardes muy intensas, y luego por supuesto, todo lo que tiene que ver con el proceso de corrección.


—¿Qué tanto reescribes o corriges antes de enviarlo a los editores?

Es curioso, porque siento que hay dos procesos de corrección: uno que se lleva a cabo al mismo tiempo en que uno está escribiendo y es este en que suelo esmerarme. A lo mejor uno está pensando en las estructuras, las frases, las oraciones, los ritmos, y al mismo tiempo en que lo está plasmando en el papel; que está haciendo una especie de corrección simultánea y esto es en lo que más suelo enfocarme yo. Por supuesto, luego también tiene lugar este proceso de corrección posterior a la elaboración del texto donde se tacha, se cambia todo lo que haga falta, se añade, se quita, pero yo me suelo centrar más en una corrección simultánea, al mismo tiempo que voy escribiendo.

—¿Cuáles escritores contemporáneos colombianos te interesan o lees?

Mi compañero de la lista Granta, José Ardila. Yo no lo conocía y me sorprendió muchísimo porque fue uno de los cuentos que más me impactaron por su fuerza, una potencia… Siempre lo digo: es uno de los autores que más me han sorprendido de manera positiva; me parece que tiene una capacidad de crear esos mundos, ese ritmo, la forma como juega con el lenguaje, me parece impresionante.


—¿Algún otro aparte de José Ardila que leas o te guste?

He leído mucho a Laura Restrepo, me gusta bastante.


—¿Cuáles son los autores que más han influenciado tu narrativa?

Siempre he admirado a los escritores que tienen una preocupación especial por el estilo, como Cernuda, Lorca, Cortázar, Rulfo o Javier Marías. Creo que demuestran una sensibilidad particular a través del lenguaje y la forma, algo que respeto muchísimo y que me gustaría poder trasladar a mis textos.


—¿Qué viene ahora para Irene Reyes-Noguerol? ¿Qué puedes contarnos de tus próximos proyectos?

Ahora mismo sigo escribiendo relatos del estilo de mi último libro, De Homero y otros dioses. No son cuentos tradicionales, sino escenas híbridas que exploran la fragilidad y las relaciones humanas. Quiero trabajar poco a poco en este proyecto para que tenga la mayor unidad posible, así que no tengo demasiada prisa; prefiero aprovechar la oportunidad que Granta me ha brindado desde el año pasado para intentar que los textos que ya he publicado sigan teniendo vida y alcancen a los lectores que quieran acercarse a ellos. Es algo que también le debo a mi editorial, Maclein y Parker, un equipo maravilloso que no podría trabajar mejor con sus libros. Se nota mucho el cuidado que ponen en ello, de manera que me ilusiona más aún que, poco a poco, De Homero y otros dioses pueda ir llegando a la gente.


Pablo Concha, escritor colombiano

*PABLO CONCHA.

Escritor colombiano. Autor de los libros de cuentos Otra Luz y La piel de las pesadillas. Periodista y colaborador literario de Libros & Letras, entre otros medios culturales. 
Sígalo en 
Twitter: @Scarypablo
Instagram: @Scarypablo