Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Fernando Vallejo y Gustavo Álvarez Gardeazábal

  • 2 Minutes
  • 0 Comments
Fernando Vallejo y Gustavo Álvarez Gardeazábal
By Libros y Letras 11 de mayo de 2014
  • Views: 15
“El primero de los Vallejo que
conocí está muerto. Era tan bello y tan provocador que se pegó un tiro con el
mismo revólver que dejaba en la mesa de noche cuando se desnudaba para
demostrarme su capacidad amatoria. Al otro Vallejo, Fernando, lo empecé a leer
con tanta devoción como lo he seguido haciendo casi 30 años después. Lo conocí
en Ciudad de México. Ya pensaba lo mismo que yo pienso de la educación que los
salesianos nos dieron. Hace unos días volví a verlo. Los años no han pasado en
vano. Somos apenas un reflejo vago de la donosura con la que conquistábamos
efebos. Pero no hemos perdido la chispa. 
”Vallejo siempre ha escrito mucho
mejor que yo. Él posee una finura de lenguaje y una estricta marcación
gramatical como si hubiese nacido en las épocas del señor Caro. Yo escribo como
hablo, sin cuidar la procacidad. Pero acertamos en encontrarnos en el mismo
criterio frente a este país. Claro, Vallejo escribe como buen paisa, movido por
la venganza. Yo lo hago impulsado por la felicidad. Él tiene una visión
negativa del mundo, pero toca piano como Chopin. Yo tengo oído de artillero. Él
monta los dramas continuamente como en Casablanca, su mejor novela. Yo vivo el
drama de estar en la provincia, de opinar todos los días sobre lo que está
pasando y correr el riesgo de un disparo o de una granada debajo del carro.
”Encontrarnos en esa Casablanca,
la casa que reconstruyó en el barrio de Laureles, a la vuelta de donde vivía
María Cecilia Ferrer, mi novia universitaria, fue volver a oler el sudor de
Darío, su hermano, y de saber que los dos, él y yo, hacemos cola para pasar al
panteón de los condenados por decir la verdad de un país que no le gusta que le
esculquen sus entrañas”.