Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

La novela: el alma literaria de Colombia

  • 7 Minutes
  • 0 Comments
La novela: el alma literaria de Colombia
By Libros y Letras 1 de febrero de 2020
  • Views: 36
Foto: Cortesía del autor.

Entrevista
al editor Ricardo Arango sobre su libro En torno a la novela colombiana (Arango
Editores)


Por: Juan Camilo Rincón* / Bogotá.
Como
aplicado lector y experimentado editor y, como lo afirma Mario Mendoza en el
prólogo, con un afán por “evidenciar la entrada de la sociedad colombiana en la
modernidad occidental”, Ricardo Arango construyó un listado de las que, en su
criterio, son las cien novelas colombianas más relevantes en la historia de
nuestra literatura. Obras costumbristas, libros modernistas, novelas del
Romanticismo, textos de los nuevos tiempos, todos confluyen en un recorrido que
nos va revelando, como un enorme paisaje, las letras que nos han hecho lo que
somos.
-¿De
qué manera incidió el hecho de ser editor a la hora de elaborar el listado?
¿Cree usted que habría hecho un listado diferente si fuera solamente lector y
no editor?

RA: Yo
creo que incidió completamente. Es más, creo, que es una lista cien por ciento
de editor. Son los libros seleccionados para ser editados. Son los libros que
he editado y los que hubiera querido editar. Detrás de esta lista hay muchas
editoriales y muchos editores implicados recogidos por un editor independiente
sin nexo contractual con los escritores. Es, además, un libro de libros. Un
libro que es la puerta de entrada al universo de muchos otros libros. Es un
libro que invita a leer.
– ¿A
qué cree usted que se debe el auge de la novela en la actualidad?

RA: El
auge de la novela, me parece, está muy ligado al desarrollo económico y social
del país que al mismo tiempo genera bienestar e inquietud. La gente busca
explicaciones, busca entender el mundo, busca respuestas y los escritores
ayudan en ese proceso de entendimiento de la realidad. Al mismo tiempo
entretiene, divierte y te hace pensar. Por otro lado, hoy el escritor puede
vivir de su obra y combinar la publicación, con el profesorado, el periodismo,
las conferencias, la participación en ferias y otras actividades culturales que
le ayudan a completar su obra. Me atrevo a decir que los 49 escritores vivos
reseñados tienen publicadas por lo menos ocho obras cada uno y la mayor parte
de ellos alternan la novela con la poesía, el teatro, el ensayo, el periodismo
o la crónica. Muchos son columnistas de diarios y participan frecuentemente en
la televisión. El auge de la novela está también ligado a este mayor
reconocimiento al escritor, al novelista.
-¿Cuál
es el nivel de la novela colombiana, comparada con la que se hace en otros países?

RA:  Yo
creo que tenemos un buen nivel tanto en cantidad y calidad de escritores como
en editoriales y editores comparándonos con nuestro entorno, que es con el
único que podemos compararnos. Infortunadamente en América Latina seguimos
siendo islotes culturales y es muy difícil encontrar y comparar la producción
de los distintos países latinoamericanos. Sin embargo, la cantidad de premios y
reconocimientos a nuestros escritores en el exterior nos da una buena idea del
buen desarrollo relativo de nuestra literatura. Pero, repito, no tenemos muchos
parámetros de comparación. Recibimos la literatura de mano de editores o
distribuidores de libros más interesados en las ventas que en la calidad de la
literatura. Hace un tiempo estuve buscando una novela de un escritor chileno en
Buenos Aires y la respuesta del librero, por increíble que parezca, fue: “Aquí
no importamos libros de escritores chilenos”. También hay un auge en la región,
pues en todo el continente ha habido un relativo desarrollo de nuestras economías.
Hace 13 y 3 años, respectivamente (2007 y 2017), la Unesco y el Hay Festival de
Literatura escogieron los 39 escritores menores de 39 años latinoamericanos y
el resultado fue muy favorable pues fue el país con más escritores escogidos:
de los 78 escritores, 12 son colombianos. Por México resultaron 11, 9 por
Argentina y 6 por Brasil, Chile y Perú; 5 por Cuba, 4 por Uruguay y Ecuador;
los otros 15 escritores se reparten entre 10 países. Es un buen resultado para
la literatura colombiana.
– ¿Incluyó
en el listado alguna novela que no refleje o no sea representativa de su época?

RA: Yo
creo que no. Te lo decía antes, creo que todas son muy representativas de la
época, del momento. Son, a mi juicio, las mejores representantes hoy de nuestra
literatura. Incluso he tenido que dejar de lado a muchos escritores y
escritoras con obras muy interesantes, pues he limitado mi lista a cien autores
y cien obras.
– ¿Cuáles
son las obras de transición entre los periodos literarios de Colombia? (por
ejemplo, entre el costumbrismo y el realismo moderno, etc.)

RA: Mas
que obras de transición entre los distintos “ismos”, destacaría ciertas obras
que sobresalen por ser muy representativas aunque, te repito: considero que las
cien obras escogidas tienen un alto nivel de reconocimiento y han marcado de
alguna manera una gran diferencia. María ha sido reconocida como la gran novela
romántica de Latinoamérica. Tránsito es la novela costumbrista colombiana por
excelencia. La vorágine es la novela de la selva. Siervo sin tierra es el drama
del campesinado andino y La rebelión de las ratas es el de los mineros pobres y
la miseria en que viven. De muy distinta temática y escritura tenemos tres
novelas de culto: ¡Que viva la música!, El beso de Dick y Opio en las nubes.
Obras testimoniales como El olvido que seremos, Lo que no tiene nombre, El
desbarrancadero
o Del otro lado del jardín son inolvidables. Cien años de
soledad
es considerada la mejor novela colombiana de todos los tiempos y la
obra cumbre del realismo mágico y del boom latinoamericano. Podríamos continuar
así y encontrar que tenemos representantes de todas las tendencias:
costumbristas, realistas, vanguardistas, intimistas y testimoniales.
-¿Cuáles
novelas del listado le gustaría ver adaptadas a la pantalla chica o al cine?

RA: Creo
que la literatura actual colombiana está muy cercana al cine y a la televisión.
La noticia de la serie sobre Cien años de soledad y la presentación de la
película El olvido que seremos dirigida por el español Fernando Trueba son un
buen ejemplo de esta relación. Muchas obras han sido llevadas al cine y a la
televisión con mucho éxito, como lo digo en el texto.  Una novela que me parecería muy interesante
llevar al cine es Tanta sangre vista de Rafael Baena sobre las guerras civiles
del siglo XIX. Otras son Delirio y El ruido de las cosas al caer. Llevaría al
cine la novela sobre Bogotá, Sin remedio. Muchas más se prestan para el cine y
creo que veremos adaptadas la mayor parte de ellas en el futuro.

El auge de la novela, me parece, está muy ligado al desarrollo económico y social del país que al mismo tiempo genera bienestar e inquietud. La gente busca explicaciones, busca entender el mundo, busca respuestas y los escritores ayudan en ese proceso de entendimiento de la realidad. 




***
*Juan Camilo Rincón.  Periodista, investigador cultural y escritor. Magíster en Estudios Literarios de la Universidad Nacional de Colombia. Autor de los libros Ser colombiano es un acto de fe. Historias de Jorge Luis Borges y Colombia y Viaje al corazón de Cortázar.