Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Microdiálogo con Eugenia Castaño

  • 8 Minutes
  • 0 Comments
Microdiálogo con Eugenia Castaño
By Libros y Letras 8 de febrero de 2014
  • Views: 15

No. 6.601, Bogotá, Sábado 8 de Febrero de 2014 
Las sentencias cortas se derivan de una gran experiencia. 
Miguel de Cervantes
Microdiálogo con Eugenia Castaño
Bogotá. La poeta y escritora
colombiana, radicada en España, Eugenia Castaño, emite sus conceptos sobre los
libros y la cultura en general.
– ¿Qué hacer para leer más libros?
– Leer es
cultural, viene desde la casa, desde la infancia, los padres transmiten el
hábito de la lectura a los hijos, leyéndoles cuentos, historias, luego cuando
van creciendo intercambiando impresiones con ellos, ya el adulto según sea el
entorno decidirá ser un buen lector o no, pero quien ve leer aprende a hacerlo.
En los colegios con una motivación lúdica en que el niño y el joven no sientan como
obligada una lectura sino que la disfruten y aprendan a pensar a analizar más
que a memorizar.
Crear un
ambiente, en los colegios y universidades, por poner algún ejemplo si está de
moda Harry Potter,  crear toda una
atmósfera, concursos, juegos siempre enfocados hacia la lectura de ese tema,
impulsando para que se gane una gratificación el niño o joven que sepa más, y
aprovechar esa moda para introducir otros temas relacionados, cuál sería un
personaje colombiano parecido al del libro citando otros libros, y conseguir
que hagan más lecturas al lado de la que está de moda.
Posicionar en la
mente de las personas lo útil que resulta estar bien informado para su propio
beneficio, si se está haciendo una novela en televisión promover su libro.
Como hay una fuerte
tendencia en Hispanoamérica a admirar y sobrevalorar lo anglosajón aprovechar
positivamente esa admiración, trayendo todos los mecanismos que ellos utilizan
para que su población lea, espectáculos en parques, grandes vallas
publicitarias con las portadas de los libros y crear la conciencia de que para
poder estar a la altura y competir en cualquier área con ellos es muy
importante hablar y escribir su lengua, conocer sus libros y de paso alternar
con los nuestros consiguiendo que ellos también lean y aprendan de nuestra
lengua. 
En los adultos
los hay más y menos estructurados, también depende de las preferencias de ellos
según sean sus intereses, los roles en que se desenvuelven, pero se me ocurre
pensar en las editoriales famosas en ventas, la gente tiende a leer lo que está
de moda, también lo que le atañe en su área de interés, es así como los que
quieren informarse sobre paternidad, cocina, literatura, negocios, física,
filosofía, etc. buscan esos libros, si existieran grupos especializados, con debates
a través de los medios de comunicación, grupos para aficionados, centros de
lectura de grupos de interesados en un tema, quizá generarían mayor intercambio
cultural y mas lectura por parte del público.  
.    
– ¿Qué te motiva
a leer un libro?
– Nunca leo
libros porque estén de moda, leo un libro porque tengo la necesidad vital de
documentarme más acerca de algún tema para mis elucubraciones, para mis
escritos o por el mero placer y sed de conocimiento o recreación.
– ¿Hacen falta
campañas para lograr más lecturabilidad en la población?
– Por supuesto y
siempre serán insuficientes porque más hoy que la población se encuentra tan
distraída, en una era de consumo, de lo desechable, de la inmediatez, de la
moda, entonces las personas en masa sin darse cuenta caen en esos ciclos que
llevan a muchos hacia un hábito que puede ser en unos casos  de gratificación fugaz pero en otros
destructivo.
Crear la moda de
leer como se crean las otras modas, hacer debates en televisión, radio, crear
grupos atractivos para niños, jóvenes y mayores que combinando sus intereses se
les introduzca permanentemente la lectura. Además con internet ya no hay
pretexto para no leer, contiene todo: texto, imagen, sonido.
Aquí en España
existen unos libros para niños que me gustan vienen con relieves para ser
tocados, con olores y eso genera lazos entre el niño y sus libros. Los
audiolibros, me recuerdan las historias que se escuchaban por la radio, las
marionetas, los títeres, aunque los tiempos han cambiado hay cosas que siempre
son entrañables para los niños y jóvenes, espacios en que hasta los adultos
disfrutan y quedan las imágenes ahí en la memoria para siempre, de seguro a un
niño que un adulto le ha leído cuentos o le ha relatado historias de forma
graciosa, en casa, en paseos, etc. Ese niño y luego ya siendo adulto siempre
querrá leer un libro..
– ¿Cómo ve el
mundo del libro en España?
– Veo que se
encuentra en crisis como todas las otras áreas, sobre todo para escritores
noveles o que no pueden acceder a grupos ya reconocidos en el medio literario,
les va mejor a  quienes se encuentran
bien posicionados en ese medio y tienen los contactos adecuados, las posturas
ideológicas compatibles como ocurre en otras disciplinas y en todo el mundo.
También veo dos tipos de literatura la comercial y la académica. Algo que ha
llamado mi atención este tiempo es cómo algunos críticos se encontraban
extrañados por qué siendo un país que es reconocido por la calidad y
complejidad de su literatura el libro más vendido resultó ser uno producto de
las experiencias de una mujer de la farándula y sus vivencias. Pone a pensar en
el giro que van dando las preferencias y el gusto del común de la gente que
quizá algunos se identifican con ciertas situaciones, o no quieren reflexionar
sobre temas más complejos y buscan la distracción, quizá en otros casos
interviene la orientación del público por parte de los que manejan los medios
reforzando a diario este tipo de situaciones en realitis porque como ya se sabe
el morbo vende siempre.
 España es el país de Cervantes, ha tenido y
tiene en la actualidad escritores increíbles que de seguro dan y darán mucho de
qué hablar en este país y fuera de él, muchos autores de aquí son inspiradores
para el cine, el periodismo, el teatro a nivel nacional e internacional. Hay
tantos y tan buenos que falta tiempo y dinero para leerlos a todos.

¿Qué está leyendo?
– Estoy leyendo
y releyendo la tercera teoría del libro: Las
siete teorías de la naturaleza humana
El
Marxismo
de Charles Leslie Stevenson, estadounidense para mis próximos
escritos, también me documento con otros textos de apoyo como el propio alemán
Marx, La Rebelión
de Atlas
de Ayn Rund rusa-estadounidense y Caos y Orden del español Antonio Escohotado que es la contraparte
para contrastar y entender los aciertos y desaciertos de las diferentes
posturas humanas. Y por placer y gran cariño un libro que me llega y con el que
me identifico demasiado, lo dejo unos días y lo retomo: Walden La vida en los bosques de Henry David
Thoreau
La poesía no me
deja y es un gusto tomar algunas al azar como tomar un delicioso chocolate para
descansar el alma y encontrarme con amigos desconocidos, algunos poetas de
quienes nadie habla o recuerda pero que de repente se encuentra algún poema que
cruza las barreras del tiempo y el espacio y te hacen sentir lo que ellos
sintieron o ves el reflejo de lo que tú sientes, quizá encuentras alguna verdad
más tajante que un libro de 500 páginas, puede ser de la generación del 27 y 98
en España, sus circunstancias históricas y la influencia en ellos,  por ejemplo me encuentro con alguno de
Alberti,  un Alexandre quizá  o tomo otros rumbos y aparece de una no muy
mencionada en estos días Carolina Coronado o me encuentro con alguno de Borges,
Neruda y por qué no según mi estado de ánimo un Rafael Pombo.
Tengo  lecturas pendientes del gran escritor
colombiano Fernando Soto Aparicio, La Agonía de una Flor, Mariestrellas del amigo escritor también colombiano Carlos Enrique
Colón Calado, de los escritores argentinos Jorge Cantero y Andrés Castañé, bellos
tesoros, regalos que han cruzado el océano para llegar a mis manos