Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Un café en Buenos Aires. Hoy: Óscar Garrido

  • 4 Minutes
  • 0 Comments
Un café en Buenos Aires. Hoy: Óscar Garrido
By Libros y Letras 5 de enero de 2014
  • Views: 16

No. 6.567, Bogotá, Domingo 5 de Enero de 2014 
Los libros son amigos que nunca decepcionan. 
Thomas Carlyle
Un café en Buenos Aires. Hoy: Óscar Garrido
Por: Pablo Di Marco/ Especial para Libros y  Letras/ Última Parte
El resplandor es una de sus novelas emblemáticas, y la película de
Stanley Kubrick se ha convertido en una película de culto. Sin embargo, S.K. no
quedó nada conforme con ella. Contanos las razones, Óscar.
O: Aquí creo la gente se confunde, por eso voy
a tratar de aclarar este punto. A Stephen King le encantó la película, de
hecho, para quien haya leído su libro de no ficción titulado Danza macabra, sabrá que al final del
mismo hay una lista sobre libros y películas que el autor recomienda. Bien
pues, El resplandor es una de las que
está incluida en este apéndice. Lo que a King le molestó fue que Stanley
Kubrick no se molestara en leer el guión que le envió cuando el director iba a
comenzar el rodaje del film. Esto y que hubiera tantos cambios respecto a su
novela, por lo demás, el autor está encantado con la película.
Sos colaborador de la exitosa revista argentina Insomnia, enteramente dedicada a la obra
de S.K. Y en España sos organizador del festival de cronometrajes basados en
sus cuentos. Contanos la experiencia de llevar adelante actividades tan
interesantes.
O: Realmente una cosa dio lugar a la otra.
Antes de colaborar para Insomnia,
vino el festival de cortos, los llamados Dollar
Babies
. Organicé el primer festival en agosto del 2010: casi treinta
cortometrajes que fueron proyectados durante tres días. Para ello tuve que
contactar con un montón de directores, pedir los permisos correspondientes,
traducirlos, sincronizar los tiempos, buscar el local de proyección, hacer los
ensayos previos y finalmente presentarlo. A partir de ese momento todo cambió,
encontré en mi email un mensaje de la revista Insomnia. En él, me pedían que les hiciera una crónica sobre lo que
había sido el evento y, pese a que nunca había hecho nada parecido, no pude
negarme. En un principio les enviaba todo tipo de cosas relacionadas con el
mundo de King, bien una pequeña referencia que se hubiera hecho en una
película, libro o similar, o bien con el nuevo trailer de un Dollar Baby. Creo que finalmente me gané
su confianza y decidieron incluirme en su plantilla. Esto y el hecho de conocer
desde hacía varios años a Ariel Bosi, el subeditor de Insomnia, resultó ser el detonante final para pasar a formar parte
de la revista más leída dedicada al universo de Stephen King en castellano, con
más de seis mil lectores todos los meses y subiendo. Más de quince años después
de su primer número la revista ha crecido, en todos los aspectos, y es un
placer ser partícipe de ello. Ahora no sólo organizo el festival de cortos en
España, además colaboro en la edición Argentina, llamada King On Screen.
—Puedo asegurar que es una
magnífica revista, y no dudo que a partir de esta entrevista tendrá todavía más
seguidores.
Vamos con la
última y clásica pregunta de Un café en
Buenos Aires
: te regalo la posibilidad de invitar a tomar un café a
cualquier artista de cualquier época. Contame quién sería, a qué bar lo
llevarías, y qué pregunta le harías.
O: La respuesta es sencilla: a Stephen King,
no podría ser de otra manera. Es mi
ídolo desde que empecé a leer su obra. Lo invitaría a mi casa, sin duda, pues
ese momento me gustaría que fuera solo para mí, sin nadie de por medio
interrumpiendo nuestra charla, ni siquiera el camarero. Saborearíamos un café
que procuraría calentar demasiado, para que nuestra conversación se prolongara
todo el tiempo posible. Y más que una pregunta le agradecería la oportunidad
que ha dado a los cineastas amateurs de poder realizar un cortometraje basado
en uno de sus cuentos por el simbólico precio de un dólar y en consecuencia,
que un servidor pueda hacer este tipo de festivales. Realmente me parece un
acto muy humano por su parte que me gustaría recalcar.