Diálogo con Gonzalo Moure

Diálogo con Gonzalo Moure

– ¿Los libros pueden cambiar el mundo?
– Sí, y lo seguirán cambiando. El ser humano está tan influido por la
literatura como por los hechos históricos, y por poner un ejemplo recurrente,
¿quién pesa más en nosotros, el rey de entonces, Felipe IV, o el Quijote? Y
nuestra vida personal, nuestra visión del mundo, es un entramado de familia,
amigos y libros que moldean nuestra personalidad.
– ¿Es un género la Literatura Infantil Juvenil?, ¿qué lo
caracteriza?
– Depende. No creo en la literatura “para” niños o jóvenes. Me parece
previsible, ñoña, llena de lugares comunes, intenciones morales o educativas.
Pero sí creo en la literatura sobre niños o jóvenes, escritos desde la madurez
y la reflexión.
– ¿Debe cumplir una función el libro infantil?
– Ninguna. Y todas.  Es decir,
tiene que ser buena literatura, escrita de una manera sencilla (que no
asequible, eso es algo que se consigue con la sencillez, la limpieza de prosa).
– ¿Qué le suma la LIJ
latinoamericana a la literatura universal?
– Latinoamérica es un universo complejo y extraordinario, porque suma
toda la cultura cocinada a fuego lento en Europa y las múltiples culturas
indígenas, llenas de sabiduría natural. Esa suma crea un mundo único, y que se
refleja luminosamente en su literatura, y especialmente en la infantil.
– ¿Cuál es su experiencia más querida en el mundo de la LIJ?
– Sin duda el retorno que supone visitar cientos de aulas, donde
encuentro todo tipo de lectores, los voluntarios, los que leen porque necesitan
el alimento de la palabra, y los que leen por obligación. Es apasionante
comprobar que lo que más valora un niño lector es el respeto. Uno me escribió
un día: “Gracias por escribir y hablarnos con palabras que no conocíamos, pero
que entendíamos”. Lo haría extensible a las historias, porque aunque les es más
fácil leer lo trillado y previsible, para ellos es más apasionante enfrentarse
a lo nuevo, acompañar al escritor que escribe para saber, y no porque ya sepa.
– ¿Considera que existen temas que deban excluirse de los libros para
niños?
No, hay que acabar con los tabúes. Es un pacto no escrito entre
editores y escritores, pero lo cierto es que evitamos instintivamente, unos y
otros, adentrarnos en la sexualidad y la religión. Y es precisamente eso lo que
ocupa durante más tiempo la mente de un niño: su instinto físico y sus grandes
preguntas trascendentes sobre la existencia, Dios… A veces nos preguntamos por
qué los niños, tan lectores, dejan de leer en la adolescencia. Y creo que la
respuesta está en esa falta de valentía por nuestra parte.
– ¿Puede haber un buen lector adulto que no haya tenido la oportunidad
de leer en su infancia y adolescencia?
– Por supuesto. Muchos grandes lectores aparecen después de una vida
laboral muy exigente, sencillamente cuando por fin tienen tiempo. La
proliferación de los clubes de lectura, sobre todo en pueblos y ciudades pequeñas,
está alumbrando una generación inesperada de lectores magníficos, que de verdad
buscan lo bueno, poiblemente porque saben que ya no tienen mucho tiempo para
gastarlos en lecturas superficiales.

Deja un comentario