Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Reseña. Otra globalización Hacia una gobernanza política multilateral

  • 7 Minutes
  • 0 Comments
  • Views: 90
Reseña. Otra globalización Hacia una gobernanza política multilateral

Publicado por la Universidad Externado de Colombia, los capítulos de este libro desarrollan una novedosa –y personal– síntesis sobre los problemas de un universo cada vez más integrado, pero más dividido y aislado, más conflictivo y más implacable.

Por: Luis Fernando García Núñez*

El mundo de hoy. Sí, este mundo conectado y global que sabe cuántos soldados se desplazan de una frontera a otra, que sabe qué armas tienen los ejércitos de todo el planeta, que se desmorona cuando suben o bajan las acciones y el ‘fantástico’ mercado de Wall Street se estremece, que conoce con todos los detalles la producción de petróleo y los barriles que se exportan e importan. Este universo tan informado es el mismo que no ha podido controlar, después de dos años, el covid ni ha creado una vacuna definitiva, aunque ha logrado avances extraordinarios en la tecnología del espionaje y las interceptaciones. “… una enorme red de intercambios. En millones de cadenas, la red de relaciones es zurcida cada segundo por cada uno de nosotros, como un eslabón que depende de otros y es fuente de energía para otros más. Este orbe internacionalizado e interconectado a más no poder hizo palpable aquella aldea global preconizada por Marshall McLuhan”, dice Pío García en la Introducción de Otra globalización. Hacia una gobernanza política multilateral, publicado por la Universidad Externado de Colombia.

Este libro se puede leer de varias maneras. Insinúa diversos debates. Promueve disímiles miradas de esta aldea global en que se ha vuelto (envuelto) el planeta. Son miradas que esbozan una trasformación insólita y, a veces, perversa del mundo, y que llaman a una revisión crítica y rigurosa de la fatal situación que se vive. Es una primera y notable confrontación, ahora a las puertas de una guerra provocada y promovida por unas potencias que disfrazan, con vehemencia, un discurso amañado y viejo sobre la libertad, los derechos y la justicia, que solo aplica cuando a ellas les conviene y les viene bien. En medio de la violencia multidimensional, como la llama el autor, “en medio de esa rebatiña que es la vida diaria, el mundo resulta transformado, se genera la riqueza y nos conformamos, sin empacho, en que tanto esfuerzo sirva en últimas para inflar fortunas increíbles, mientras la abrumadora mayoría contempla impávida el espectáculo. Los ingenuos y los venales aplauden como a héroes a esos paladines de la fractura social”.

Esa es, sin duda, una de las grandes equivocaciones que vive la humanidad en estos tiempos. Y es, quiérase o no, la principal fuente de desigualdad y violencia, y una de las poderosas razones para que se haya desbordado el cambio climático, y el medio ambiente sufra las consecuencias de la insaciable voracidad de esas multinacionales que recorren los caminos y los océanos de la Tierra, sin preocuparse del daño que hacen, de la tragedia que van dejando entre los habitantes de los pueblos y las aldeas que tienen la desgracia de tener, en su seno, minas de cualquier mineral que sea útil para ese desenfrenado y desigual desarrollo. Es otra lectura que incita a la polémica. “En la carrera tras cierto progreso sacrificamos la calidad de vida y arrasamos, sin contemplación alguna, el equilibrio ecosistémico. La saga humana sería más divertida, si no fuera por la estela de crueldad y desolación que va dejando a su paso”.

Otro ángulo que avizora este libro es el de la gobernanza internacional –también la nacional y la regional– que, en ese extraño perfil de la democracia occidental, se ve amenazada por unas circunstancias en las que, de forma contradictoria, se contraponen los ideales democráticos con el totalitarismo y la subyugación, e imponen criterios difundidos por las economías fuertes que aplican sus decisiones a los más débiles, y a los que no se pegan a sus órdenes los bloquean y los confinan. Las decisiones no son colectivas, ni son eficaces y eficientes, porque los organismos internacionales obedecen a las potencias mundiales que, en realidad, son quienes disponen el destino de la Tierra. Eso hace el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, del que depende el mundo y su seguridad.

 

Este libro se puede leer de varias maneras. Insinúa diversos debates. Promueve disímiles miradas de esta aldea global en que se ha vuelto (envuelto) el planeta. Son miradas que esbozan una trasformación insólita y, a veces, perversa del mundo, y que llaman a una revisión crítica y rigurosa de la fatal situación que se vive.

Esta otra lección incluye algunas variantes que podrán interpretar los lectores de variadas maneras. Incluso con la vieja propuesta de un gobierno mundial, planteada por Dante Alighieri en el siglo XIV. De otro lado, la creación de la Organización de las Naciones Unidas que defiende unos principios universales necesarios para una especie de convivencia mundial, pero en la que el dilema de la libertad se ve constreñido por el poder de unos pocos. Ese “sistema autoritario de reglas, normas, instituciones y prácticas, por las cuales la colectividad, la comunidad mundial en este caso, administra sus asuntos comunes”. Aquí otra lectura sobre la que sobran razones para el debate y que la academia debe asumir con pujanza para promover un orbe en el que la democracia no sea un concepto ligado al poder más poderoso, sino que sea una instancia a la que puedan acudir todos. “Esta es la otra globalización posible, una de orden político, aferrada a la legitimidad del consenso y no la impuesta por la ley de hierro de un mercado que extirpa la solidaridad, el bien común y la construcción de los bienes públicos”.

Los siete capítulos de Otra globalización. Hacia una gobernanza política multilateral, desarrollan una novedosa –y personal– síntesis sobre los problemas de un universo cada vez más integrado, pero más dividido y aislado, más conflictivo y más implacable, en el que los pueblos sufren las consecuencias de otra guerra fría que menoscaba los principios de la seguridad y la paz mundiales que, con tanto aliento, pregonan desde su creación en 1945, las Naciones Unidas. Las libertades, tantas veces difundidas, se quedan solo en declaraciones públicas que los medios de comunicación presentan como valiosas, pero la realidad muestra como discursos sin contenido. Cientos de millones de ciudadanos son las víctimas de los bloqueos, de las guerras, de las invasiones, de los bombardeos, de los crímenes de lesa humanidad, de las sanciones económicas y las persecuciones. La pobreza, la desolación y la violencia son los resultados finales de estas oscuras pretensiones de poder y de lucha por esas libertades.

Los capítulos tratan sobre 1. La gobernanza global: el debate paradigmático, 2. Fundamentación conceptual, metodológica y normativa de la gobernanza global, 3. Diagnóstico del sistema internacional, 4. La gobernanza financiera globalizada, 5. Alternativas a la gobernanza financiera global, 6. Fundamentos de la gobernanza política global y 7. ONU, rectora de la gobernanza global multilateral.

Reseña. Otra globalización Hacia una gobernanza política multilateral

 

Este examen de esa gobernanza mundial debe suscitar otras miradas desde la academia, para emprender una interpretación que permita entender el mundo y redescubrir –e investigar– las dificultades que se viven.


*Luis Fernando García Núñez.

Periodista, profesor y escritor.

Colaborador literario de Libros y Letras
Sígalo en