Shopping Cart

Loading

Your cart is empty

Keep Shopping

Search Results

so far empty...

Loading

Se fue el papá de la tribu

  • 3 Minutes
  • 0 Comments
Se fue el papá de la tribu
By Libros y Letras 4 de mayo de 2014
  • Views: 18

Por: Alfonso
Carvajal.
García Márquez nos
legó una obra que forma parte de la cultura universal, y a los escritores nos
enseñó la perseverancia en un ideal.
Luego de Simón
Bolívar, nuestro hombre más grande fue Gabriel García Márquez, y eso que el
general en su laberinto era venezolano. Lo digo sin pudor y convencido de su
grandeza. Es el papá de la tribu, porque en Colombia los caciques solamente han
servido para llenarse las arcas de dinero y embolatar con mentiras a la
población durante siglos de soledad. Y él, uno de los dieciséis hijos del
telegrafista de Aracataca, ese muchacho tímido que terminó el bachillerato en
Zipaquirá, que un día, leyendo el primer párrafo de La metamorfosis de Kafka,
comprendió la magia de la ficción e, impulsado por Faulkner y su corazón de
poeta fallido, emprendió la loca aventura de dejar una huella de herradura en
la literatura. Un hombre que se hizo a sí mismo, obligado al exilio, sólo con
el tesón de su inteligencia, comiendo muchas veces del mismo plato del coronel…
y que, gracias a su talento, pero, sobre a todo, a su rigor de alquimista, se
superó a sí mismo con Cien años de soledad.
Hace un par de
años me pregunté cómo recibiríamos la muerte de García Márquez. Y desbordó
cualquier expectativa. Su inmensidad no era un artificio del mercadeo ni una
ilusión del realismo mágico; era una realidad, que el mundo celebró con
entusiasmo y tristeza. Una voz disonante lo mandó al infierno, otra le reprochó
la falta de acueducto en Aracataca, cuando en realidad eso es un asunto de los
políticos. Y una voz mayor lo fustigó por escribir en tercera persona, como
Tolstói. Nimiedades, porque de eso también está hecho el ser humano. García
Márquez nos legó una obra que forma parte de la cultura universal, y a los
escritores nos enseñó la perseverancia en un ideal, y el de combinar la
imaginación con una gran orfebrería del lenguaje para merecer otra oportunidad
en la Tierra.
El biógrafo inglés
Gerald Martin señalaba que García Márquez era un genio, porque sus libros han
sido traducidos a idiomas inimaginables, es decir, que el poder mágico de su
literatura traspasó las fronteras y, como señaló Borges, un clásico “es un
libro que las generaciones de los hombres, urgidas por diversas razones, leen
con previo fervor y con misteriosa lealtad”.
Después de una
larga ruptura, García Márquez y Vargas Llosa se encuentran como protagonistas
de la Feria del
Libro en Bogotá.