Vagón para Tiresias 2

Por: Gustavo Enrique Ortiz.
Como revista anticomplaciente hay que tratar los temas que molestan para ver el signo clásico de la cotidianidad y las cosas y el sentido que la moral social casi deforma.
El tema de la obscenidad, de la figura de Príapo, es acercado con meticulosidad por uno de los mejores poetas españoles del momento, Premio Sor Juana Inés de la Cruz, hablo de Ricardo Vigueras, “Príapo, divinidad itifálica griega que encarna la fecundidad vegetal, disfrutó de un amplio culto en Roma durante la primera época imperial… es alrededor de II a.C cuando la representación original de Príapo comienza a modificarse, y de divinidad itifálica primitiva, encarnación de la fertilidad de la naturaleza,, comienza a convertirse en el centro de numerosas leyendas, epigramas y episodios diversos de carácter chocarrero”.
Todo con esta revista gira en torno al estudio de la literatura, a eso juega Tiresias con algunos textos desmandados cotidianos como la casi crónica de Alejandro Lambarry, sobre Aguila Real, un persoaje que pintaba bien cuando estudiaba letras y ahora atiende un bar. La pinche bohemia, enfermedad plausible.
Hay un cuento excelente, crónica histórica sobre la primavera árabe, llamado de igual forma, escrito por la argentina Gabriela Cabezón.
Me quedo esperando el tercer número como lector y financista.

Deja un comentario