La nueva novela de Marian Izaguirre

Vuelve con Los pasos que nos separan, ambientada en Trieste.
Tomado de Estandarte.com Enhorabuena a los muchos entusiastas de la prosa de Marian Izaguirre: ha llegado a librerías Los pasos que nos separan, el nuevo libro de la autora de La vida cuando era nuestra, que tanto disfrutamos. Publicado por Lumen -cuyos descubrimientos recientes de escritoras españolas nos entusiasman-, Marian Izaguirre no se ha desplazado en esta ocasión únicamente en el tiempo, sino también en la geografía.
Así, Marian Izaguirre sitúa Los pasos que nos separan en Triestre, al norte de Italia, en la frontera con Eslovenia. En ella se conocieron Salvador y Edita, en un día de la primavera de 1920, cuando soplaba la bora, un viento apasionado y fugaz que altera la vida de sus habitantes.
Surge el amor entre ambos, por supuesto, pero también brotan e importan las diferencias: comparten edad, veinte años, pero no origen -él de Barcelona, ella de Liubliana- ni condición. Edita está casada y tiene una hija, y el ambicioso muchacho trabaja para un escultor mientras sueña con el éxito.
Casi sesenta años más tarde, a finales de los años setenta, el mismo Salvador -anciano y viudo- pide ayuda a la joven Marina: antes de morir desea recorrer todos los lugares en los que creyó ser feliz. En este caso se traza una hermosa relación de amistad en la que uno expone sus recuerdos y otra los hace suyos.
Los pasos que nos separan presenta una historia optimista y alegre, en la que la memoria sirve para amplificar la vida, por mucho que a Marian Izaguirre no le apetezca dar tregua a sus lectores y se empeñe en hilar emoción tras emoción.
Un parque a orillas del mar, leemos en la nota de contraportada, las sábanas revueltas de un amor a media mañana, un andén, una niña que se va, una madre condenada a la culpa y una espléndida tabla renacentista con una Virgen que mira y duda. Marian Izaguirre ha vuelto a estremecernos con Los pasos que nos separan.

Deja un comentario